martes, septiembre 22, 2009

Kilómetro cero

Sigo vivo, no estaba muerto, estaba de parranda. Bueno, de parranda un rato. Estudiando otro rato, y trabajando, y haciendo mil cosas más. Nuevos proyectos, nuevas ilusiones, empieza un nuevo curso, en el más amplio sentido de la palabra. Sé que habrá más de un día en que 24 horas no den lo suficiente de sí, pero no me importa. Tengo energía para todo. Me siento bien, como si todo empezara otra vez...

¿Qué hay al final?