martes, mayo 26, 2009

En un lugar de la Mancha...

...de cuyo nombre me acuerdo, puesto que se llamaba Chinchilla, estaba tranquilamente comiendo (qué paz!) cuando el camarero (un tipo de lo más amable y campechano) dice "¿habéis visto al Bermejo?" con un acento entre albaceteño y andaluz. Y dijimos "Bermejo? el ministro? o sea, el ex-ministro?" Y allí estaba el hombre, comiéndose unas tapitas y tomándose una cerveza. Mariano Fernández Bermejo, ex-ministro de Justicia. Y esta vez no estaba cazando. Estaba de pie, en la barra (es que no quedaban mesas) tapeando y hojeando El País (no sé si ya sabía que en el Rincón Manchego compran dicho periódico o le resultó una sorpresa. Me decanto por lo primero. Lo vi saludando a algún camarero como si ya lo conociera, y a algún que otro cliente.)
Por cierto, el chusmarro estaba de categoría. Y una sopita manchega con sustancia. Y qué bien nos trataron...

Pero el día no empezó con la comida, como suele ser lo habitual en un domingo cualquiera para mí. Ese día madrugué. Cerca de nuestra parada gastronómica hay un circuito de karts. Adrenalina pura a mitad de mañana. A hacer el bestia, subirme por los pianos, hacer trompos, adelantamientos...

Y todo esto no fue más que el previo de lo que había generado un domingo así: Hoy no me puedo levantar (eso pensé yo cuando me tocó salir de la cama tras una noche de fiesta), el musical de Mecano. No sé si lo he dicho alguna vez, pero Mecano tiene un huequecito en mi fondo musical. Pese a que con el paso de los años les he ido prestando menos atención, no quería perderme el tan aclamado musical. Para quien ya lo haya visto, creo que escriba lo que escriba le parecerá poco. Y para los que no lo hayan visto, sólo puedo decir que si os gusta Mecano ya podéis hacer malabares para ir a verlo. Yo me lo perdí en Valencia y acabé viéndolo en Albacete.
Casi 4 horas de canciones, bailes, diálogos y monólogos, gimnasia artística... y todo un repaso a lo que fueron los años 80 musicalmente en España. Un montaje que debe de ser bastante costoso, pero que vale la pena. Momentos especialmente emotivos como El 7 de septiembre, cuando en un momento dado todo quedó a oscuras y los actores hicieron un gran 7 luminoso.
Como detalles curiosos, destacar el personaje de Panchi, que generó muchas risas y aplausos entre el público, especialmente cuando dijo ser un heavy de Chinchilla, que había tenido una novia punk de La Roda (Juanlu, me acordé de ti), y que ésta lo dejó por uno de La Gineta, en un guiño que el público agradeció.
El final fue grandioso, con el público en pie cantando y aplaudiendo, tremendo. El Palacio de Congresos de Albacete lleno hasta la bandera. Y la despedida...

Por cierto, si vais por Albacete y queréis comer bien, no olvideis (además del ya mencionado Rincón Manchego en Chinchilla), visitar la calle Tejares en Albacete capital. Seguro que alguno (o más de uno) de los bares/restaurantes que hay por allí os gustan.



Así da gusto.

6 comentarios:

blackholesinmymind dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
blackholesinmymind dijo...

Que bien que estuvieras en mi tierra y que lo hayas pasado bien.
Un saludo james

Lautréamont dijo...

Me recuerda a la canción aquella de "If you go to Albacete, be sure to wear some flowers in your head". Espero poder peregrinar allí algún día y poder contárselo a mis nietos: yo viví la cultura del bar manchego, que es un poco como haber vivido el Renacimiento en Florencia.

Eso sí, al musical no creo que me acerque.

Saludos.

Chú dijo...

no sabía que al final no lo habías visto en Vlc.
Y hasta Albacete te vas, ya son ganas. Pero parece que mereció la pena.

Yo me quedaré sin verlo.

Eeeeeeeeeeeeen fin.

Un besico

LauraConChocolate dijo...

Me alegro de que lo pasaras bien, comieras mejor, y encima te encontraras a un famosillo, jeje.

A mí Mecano también me gusta ;-) Tiene muchas canciones que han hecho historia.

¡Un beso!

Maria Coca dijo...

Me apunto el dato, James! Me alegra saber que lo pasaste muy bien. perfecto!

Besos desde mi orilla.