miércoles, octubre 31, 2007

Mandíbula afilada

"Hay días que parece que nunca se va a apagar el sol"

(Fito & Fitipaldis)


El pasado lunes fui a la sede de la SGAE en Valencia.

(Tras los primeros pitos y antes de que sigáis pensando cosas raras de mí, me explicaré. Que conste que sigo estando en contra de esos chorizos pro-canon).

Había una causa de fuerza mayor: Carles Alberola. Este señor es uno de los más importantes autores teatrales (y además actor) de Valencia y me atrevo a decir que también de España. Es uno de los máximos responsables de Albena Teatre, que ha dado obras inmensas como Besos o Spot. El caso es que Alberola venía a hacer una "lectura dramática" junto con Cristina Plazas (que es la otra protagonista) de su obra Mandíbula afilada. Una lectura dramática es casi como una representación teatral cualquiera, con la pequeña diferencia de que se ahorra en "atrezzo" y esas cosas.


En Mandíbula afilada, Alberola como autor de la pieza se hace un personaje a su medida, y que a mí me gusta mucho. Porque resulta que él (o su personaje) y yo tenemos el mismo sentido del humor. Es más, hizo una gracia que yo hago con cierta frecuencia y que nunca he visto hacer a nadie. Además, su personaje y yo tenemos bastantes cosas en común, como ser soñadores, irónicos, graciosetes e independientes. También hay pequeñas diferencias. Él es un pintor que lleva 10 años sin vender un cuadro y yo espero acabar la carrera en menos de 10 años.


En Mandíbula afilada hay dos partes diferenciadas.


En la primera mitad todo sucede tal y como lo sueña Juan (el personaje de Alberola): la mujer de su vida va a verle tras 10 años para decirle que se va a casar, pero que en realidad le gusta otro. Juan le dijo en COU que se suicidaría si no era un pintor famoso a los 30 años, y le queda un día para cumplirlos. Y ella va a salvarle. A Juan le cuesta un rato y varias indirectas darse cuenta de que ese otro es él, y poco a poco sucede lo inevitable, todo muy pasional. Es el final perfecto para los románticos.


En la segunda mitad, ella (Laura) va a verle pero no quiere nada con él. Es la parte supuestamente real de la historia. Pero ella poco a poco irá cediendo terreno, guiado por él, que cree que todo va a pasar como en el sueño y en este caso trata de llevar la iniciativa, hasta que ella le propone compartir una noche entera. Él, romántico empedernido, antes de aceptar le pregunta "¿y mañana qué?". Y ella dice: mañana a las 10 he quedado con Guzmán (su prometido), pero aún nos quedan once horas. El final acaba también en cama, pero es un final agridulce.


Tras cerca de 80 minutos de risas (en el fondo parece más una obra de humor) en algunos casos hasta casi llorar, el público aplaudió sin parar mientras un Alberola cojo por una lesión, ayudado por su partenaire, abandonaba el escenario. Y entonces yo volví a mis asuntos previos a esa hora y pico de placer.


Cuando llegué a la SGAE, mientras esperaba a que abrieran las puertas de la sala teatral, apareció una chica muy de mi tipo. Me quedé mirándola, del derecho y del revés, y enseguida caí en la cuenta: era Vanessa Cano. Quien no sepa de quien hablo, que lea el punto 10 del texto "Por partes" del 25 de septiembre. Como apenas tardaron en abrir las puertas, y yo estuve indeciso, enseguida llegó la hora y entré sin atreverme a decirle nada. Así que después, al salir, y tras un par de minutos de pensármelo, me acerqué a hablar con ella. Le dije cuatro cosas y se rió de tres, y me pareció simpática aunque no sé si se reía porque le hizo gracia o por no perder un telespectador. Además, las palabras no me salían como yo quería, y es que a mí cuando una chica me gusta mucho a veces me tiemblan las piernas, o hablo más acelerado o una combinación de todo ello.


Pronto me despedí de ella, nos dimos dos besos, y me fui desde la sede de la SGAE (Blanquerías, 6) hasta la plaza del Ayuntamiento, a coger el bus de vuelta. Le hubiera pedido el teléfono, o le habría dado el mío. Pero como si de una premonición se tratase, la semana pasada dije (ver punto 12) que cuando uno se enamora de un personaje corre el peligro de llevarse un chasco al conocer a la persona. De todas maneras no creo que me hubiese llamado. Así que preferí quedarme como estaba, y me fui andando a por el bus, que estaba a unos 20 minutos. Y en ese tiempo iba recorriendo la Valencia que visitan los guiris (léase: la plaza de la Virgen, la plaza de la Reina, etc.) como cuando Antonio Albajara pasea por San Francisco en el final de Volver a empezar, y en mi cabeza sonaba Begin the beguine...



Begin the beguine, el clásico que compuso Cole Porter y que tantos han interpretado.

...y yo la tarareaba, durante esos 20 minutos, y al menos me crucé una docena de personas que me miraban extrañados, como si resultase insultante pasearse feliz. Pero como a los locos no nos importa que nos tomen como tal, seguí tarareando hasta subir al autobús.

Y todo esto, un lunes. Lástima que no todos sean así.

Desde el pasado jueves, todo son buenas noticias, buenos momentos y alegrías. Y aún no os he contado el conciertazo de los Héroes, pero eso ya para la semana que viene. Que siga la racha. Esta noche más.

jueves, octubre 25, 2007

He dicho...

1. Vale sí, soy testarudo, rebelde e irreverente, a veces. ¿Y qué?

2. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?

3. Paul McCartney conduce un Clio y va a mi clase. Dadle una guitarra, hacedle una foto... y a subastarla en e-bay! Eso sí, es McCartney joven, el de los años 60.

4. Para insultar, es indispensable tener un coeficiente intelectual, como mínimo, mayor que tu número de pie.

5. ¿Una mentira infinitamente repetida, puede convertirse en verdad?

6. La Marsellesa me parece el himno más bonito del mundo. Más que el de España, que sin letra, es un poco pobre.

7. Un atentado a la vista: un chaval en clase con pantalones piratas, chanclas... y gorro de lana!
Días después, el mismo individuo aparece con pantalón de chandal y jersey de lana. Viva el buen gusto...

8. Os doy mi palabra. He visto escrito libertad con uve, en un nick del messenger. Estupefacto me hallo, que diría Forges.

9. Todos los días matando tontos y cada vez hay más.

10. La naranja mecánica... ¿el futuro?

11. Bon Jovi hace un temazo por década. Del resto de su discografía, mejor no hablar.

12. Hay que tener mucho cuidado de no enamorarse del personaje, si uno no quiere llevarse un chasco al conocer a la persona.

12+1. La gente se muere. Sí, es una obviedad. Pero sobre todo es una putada.

La chispa adecuada

...Y el sábado el último concierto de la gira de Héroes, quizás el último parasiempre...


Bartolo

Y lo que me habré reído con este tío...


martes, octubre 16, 2007

Pena, penita, pena...

Un día llegué a la conclusión de que nunca he odiado a nadie. No soy capaz de odiar a las personas que he querido, quizás por eso. Y no puedo odiar a las que me tocan las narices o me las han tocado, bien porque me suponen motivaciones de distinto tipo (reírme, con los tontos; mejorar, con los profesores frustrados), o bien porque me dan pena.

Porque la vida, como dice Andrés Montes, puede ser maravillosa. Y perderla intentando joder a alguien es realmente penoso. Lo mismo que perderla odiando.

En la vida hay dos cosas fundamentales, una es ser feliz y la otra... no la recuerdo. Quizás haya alguien que es feliz odiando a los demás, o metiéndose en su vida y desplazando la propia. Pero me remito a lo mismo, me dan pena.

Algo tan, en mi opinión, sencillo como es saber ser feliz, a muchas personas les debe de suponer un muro infranqueable. Es lo que creo que pasa, por ejemplo, cuando alguien tiene una imperiosa necesidad de protagonismo. Quizás no le hicieron caso cuando era pequeño. O qué sé yo.

Algunos no son felices porque siempre necesitan más. Mentira. Si os fijáis, suelen ser necesidades superfluas, o al menos, caprichos prescindibles. Pero no tienen capacidad para ver eso. Y no saben apreciar lo que tienen. Siempre se ha dicho que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.

Algunas personas siempre necesitan más, pero no a nivel material. Sino a nivel personal. Vuelvo a lo que decía, creo que tienen carencias afectivas por falta de atención. Hay personas que necesitan constantemente intervenir en las vidas de los demás. Necesitan preguntarte tu nota para decirte la suya (como en muchos otros casos, preguntan con el único objetivo de obtener un pretexto para hablar de sí mismos). No son felices con su nota si no se la pueden restregar a los demás. O simplemente necesitan hablar, intervenir, estar presentes de cuerpo y palabra, para sentirse importantes. Aunque sólo sea para decir cosas sin sentido.

Como ejemplo típico de lo anterior, está la pregunta aquella de "¿qué preferirías, acostarte con la famosa/ el famoso de turno, y no poder contarlo, o que todo el mundo creyera que ha pasado, pero que no fuera cierto?". Seguro que más de uno pensará: de qué me sirve beneficiarme a la tía más buena del mundo, si no se lo puedo contar a nadie.

Más de uno, por poco que me conozca, pensará: tú eres el primero que se mete con todo. Pero no. Yo tengo la manía de opinar de casi todo. Pero no voy, por poner un ejemplo, a tocarles el hombro a los tontos que me tropiezo por el mundo para decirles lo tontos que son.
Tampoco me meto con nadie por su forma de gastar el dinero, porque cada uno tira su dinero como quiere, que para eso es suyo. Si está mejor o peor gastado, cada uno sabrá.

Todo esto que escribo viene porque los seres vivos con afán de protagonismo, los que no soportan ser ignorados, son capaces de cualquier cosa. Incluso de ver donde no hay. El pasado martes 25 de septiembre publiqué mi columna semanal, "Por partes", y comenté entre otras cosas, como una anécdota más, que había llamado a 3 personas por error, por no bloquear el móvil antes de guardarlo en el bolsillo. Y enlazando, puesto que una de ellas es una ex-novia, conté la historia de cierto personajillo que iba contando por ahí mentiras de mí, y otros asuntos.

Si alguien no lo ha leído, que rebusque en el archivo. Dicho todo esto, os envío a que leáis y juzguéis vosotros mismos uno de los últimos comentarios que aparecen en el texto. Es anónimo, pero el comentario aparece firmado. Y es de un individuo que se da por aludido... CUANDO NO ESTOY HABLANDO DE ÉL.

Os copio el comentario íntegro:

LO QUE TE PASA ES QUE ERES GILIPOYAS.A VER SI ERES TAN VALIENTE PARA DECIR LAS COSAS A LA CARA DE LAS PERSONAS Y NO ESCRIBIRLAS EN TU MIERDA DE BLOG-BASURA.DE TU "COLEGA" DANI MARCO.CAPULLO

Así, con mayúsculas. Perdonádle por los gritos.

Yo creo que hay datos suficientes como para darse cuenta, uno mismo, que no se habla de él. Pero quizás con tal de ganar protagonismo, o porque no tiene nada mejor que hacer en su vida que meterse en la mía, se da por aludido, y deja un comentario de altísimo nivel literario. Las personas que recurren fácilmente a la descalificación, lo hacen porque no tienen nada mejor que decir, porque no tienen argumentos y porque no tienen elegancia. Insultar es todo un arte, incluido hacerlo "de usted" cuando procede, porque una cosa no quita la otra. No hace falta perder la educación para decir que alguien es gilipollas. Y por cierto, gilipollas se escribe así, con dos eles.

Pero descalificar es mucho más fácil. Sólo hay que soltar tacos, en cualquier momento y de la forma más incoherente posible. Véase, por ejemplo, lo que hacen los famosetes de medio pelo ante los periodistas carroñeros que les persiguen.

Dicho individuo, dándose por aludido, me da a entender:

a) Que él también (y me acabo de enterar) se dedica a decir por ahí que me ha pegado siendo mentira (lo cual tendría gracia, otro más a la lista...)

O bien

b) Que lo que OTROS decían, y yo nunca dije, de que a él le gustaba ella es cierto. Él mismo se delata.

Para más datos, dije de la persona a la que me refería (y ahí sigue escrito) que era un compañero de clase. Él y yo nunca fuimos compañeros. Pero ya se sabe, la ceguera mental hace ver cosas donde no las hay. Es la única explicación a que se dé por aludido.

Además, dice que a ver si soy valiente de decir las cosas a la cara. Pues bien, te diré 3 cosas:

- Si has leído esto, ya te habrás enterado que no tengo nada que decirte a la cara, que lo que te pasa es que necesitas llamar la atención, y ese no es mi problema.
- Aunque quisiera decirte algo, hace mil años que te borré del messenger y borré tu número de teléfono. Como ves, me importas mucho. Y no sé donde vives ni me interesa, pero tú sí que sabes donde vivo yo, y si no tienes mi teléfono lo puedes conseguir fácilmente, así que si quieres algo, ya he dicho muchas veces que yo no me escondo.
- Si no te gusta este blog, no vuelvas. Te lo agradeceremos.


Como decía al principio, no puedo odiarle. Tengo mejores cosas en las que gastar el tiempo.

Platero y Tú - Alucinante

Para Ximo, uno de los mayores fans de Platero y Tú.

No sé si es cierto lo que he visto o es el efecto de una droga.

¡Qué bien! Hoy todo es tan distinto... parece que el mundo funciona.

La gente ya no siente miedo, las sombras tienen mil colores,

el viento barre los problemas y en las pistolas crecen flores.

Y es que es tan alucinante que hace días que no duermo.

Por si acaso al despertarme veo que todo ha sido un sueño.

¿Por qué nacemos indefensos? nos dan un nudo en el ombligo,

luego nos quitan nuestros sueños y nos confunden en el camino.

Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida

sin las palabras del poeta y sin las manos del artista.

Y es que es tan alucinante que hace días que no duermo.

Por si acaso al despertarme veo que todo ha sido un sueño.

7:35 de la mañana

Justo antes de caer en la cama, contento y agotado a partes iguales, miré el reloj: eran las 7:35 de la mañana. Y me dormí recordando este cortometraje de Nacho Vigalondo.


jueves, octubre 11, 2007

De cine y otras cuestiones

1. En el instituto en el que estudié había (y hay) una persona sin la cual todo podía acabar en desastre. No es el director, ni el jefe de estudios, ni ningún profesor. Se llama Juan, y para más datos, es el conserje. El hombre todoterreno, al cual recurre todo el mundo, que se encarga de mil cosas y de todas bien. Y encima siempre de buen humor.

Luego llegué a la universidad y allí descubrí (como los más de 300 que entran cada año en Industriales) a "la de las fotocopias". Se llama o la llaman Conchi, y es la encargada de reprografía de la Escuela. Te hace las fotocopias y te vende los apuntes que dejan allí los profesores. Pues bien, esta mujer también es una todoterreno. Se han dado casos de alumnos que han ido a comprar unos apuntes y ella les ha dicho "pero si ya los compraste el otro día". Flipante.
En contraste, está en la otra reprografía una antipática de la cual dicen que desayuna café con mala leche.


Luego ves a ciertos profesores dándoselas de importantes, lo cual impacta teniendo en cuenta que de algunos huye todo el mundo. Vacían sus clases porque no hay quien los aguante. Pero ellos se siguen creyendo los más importantes. Pues vale, lo que tú quieras.



2. Algunos se aburren mucho. Tanto como para reflexionar esto que leí en un nick del messenger: "El doctor House solamente está cojo porque a Chuck Norris le cayó bien".



3. Cité a Tontxu "los que van con prisa nunca ven el cielo" y ella, al rato, respondió: los que van con prisa se chocan con los que van mirando el cielo. Siempre hay respuesta para una acertada reflexión.



4. En mi pueblo es común un dicho que siempre me pareció acertado, y que muchos deberían aplicarse. Dice así: "Si no tienes para pan, ¿pa' qué te compras abanicos?".



5. No son lo mismo las relaciones públicas que las relaciones púbicas, aunque las segundas se puedan tener con las primeras.



6. No soporto ver a esas madres (padres también se ven, pero menos, quizás porque directamente pasan) que parecen odiar a sus hijos. Van con cara de amargadas, les gritan, les ignoran, y además pretenden que los niños se comporten como si fueran adultos. A los niños hay que hablarles, son pequeños pero no tontos. Y no se pueden comportar como adultos porque no lo son. Joder, si no quieres niños, no los tengas. Pero tener un hijo es algo demasiado serio e importante como para no tenerlos así a la ligera.



7. Dicen que los salmones en el río nadan a contracorriente. Yo siempre disfruto nadando a contracorriente, porque cuando nadas a contracorriente tienes una ventaja: que ves a los demás de cara.



8. Irma la dulce es una película de las más bonitas que he visto en mi vida. Billy Wilder hizo todo lo posible y lo imposible en cine. Algunos se atreven a considerarla una obra menor al lado de superclásicos como "El apartamento" o "Con faldas y a lo loco". Pero lo cierto es que es una peli sencillamente genial.



9. Alguien se imagina cómo serían los exámenes al estilo del programa Money Money? Algo así:
-Primera pregunta, Dinámica del sólido rígido. ¿A, B o C?
-Pues... B.
Y te saldría un problema chungo de esos que en la vida real nunca pasarían.
-¿Quieres cambiar el problema?
-Ehhhh, yo creo que algo me sé, igual aplicando el teorema del momento cinético... pero no estoy seguro. Lo cambio.
-Has decicido cambiar. La solución era: adfhgñsadhfgksdfhglkfghdfhdghsdfghdkghdfgsdfghdfghdghsdsfgsdfgsdf. Por lo tanto, sí.
-Uys! Pues menos mal, porque yo creía que saldría sdglkhsdfgksdhfgsdhdgssdfgdfg. Y entonces no.
-Tienes que elegir A o C.
-Venga, la C.
Y saldría un problema todavía peor. Con lo cual, con mucha suerte podrías pasar la primera fase, y luego en las multiplicaciones, si se te aparece la virgen, llegar al aprobado.



10. A veces la vida es como el Risk. En distintos aspectos. Y yo soy de los que mientras tiene un soldadito en pie, no entrega el territorio. Cuestión de carácter.



11. Ampliamos la sección de musas. Esta semana, Uma Thurman.



12. Por mucho que te guste el cine, Shakespeare siempre será mejor en teatro.



13. En la universidad han puesto nombres a las "calles" (el campus es bastante grande). Mi sorpresa es que en la calle Luis García Berlanga han puesto Luis con acento en la i. De toda la vida Luis se ha escrito sin acento (¿o yo he vivido en una burbuja?). Parece mentira que cometan errores así. Sólo se explica por la influencia del valenciano (Lluís), pero no tiene justificación. Alguien se tendría que haber dado cuenta.



14. Mis días tienen 24 horas, pero necesito 35 para hacer todo lo que quiero. Esto implica que tengo menos tiempo, entre otras cosas, para leer blogs. Pero que conste que yo os leo, eso sí, cuando puedo. Tampoco tengo mucho tiempo para escribir.
Me he cogido este puente (en Valencia el 9 de octubre es fiesta) para desconectar, para convivir, para relajarme, echar unas risas, etc. Cuatro días maravillosos. Vuelvo con las mismas ganas, con más energías, con una sonrisa. Me siento joven.

Educación para la ciudadanía

¿Y todavía queda alguien que diga que no es necesaria una asignatura así?

Pastillas para no soñar

El video no aporta nada especial, sólo son algunas fotos de Sabina. Pero es para que escuchéis la canción. Está también en el disco Física y Química, de 1992.



Si lo que quieres es vivir cien años
no pruebes los licores del placer.
Si eres alérgico a los desengaños
olvídate de esa mujer.

Compra una mascara antigas,
mantente dentro de la ley.
Si lo que quieres es vivir cien años
haz musculos de 5 a 6.

Y ponte gomina que no te despeine
el vientecillo de la libertad.
Funda un hogar en el que nunca reine
más rey que la seguridad,
evita el humo de los clubs,
reduce la velocidad,
si lo que quieres es vivir cien años
vacúnate contra el azar.

Deja pasar la tentación
dile a esa chica que no llame más
y si protesta el corazón
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

Si quieres ser Matusalén
vigila tu colesterol,
si tu película es vivir cien años
no lo hagas nunca sin condón,
es peligroso que tu piel desnuda
roce otra piel sin esterilizar,
que no se infiltre el virus de la duda
en tu cama matrimonial.

Y si en tus noches falta sal
para eso esta el televisor.
Si lo que quieres es cumplir cien años
no vivas como vivo yo.

Deja pasar la tentación
dile a esa chica que no llame más
y si protesta el corazón
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

...

miércoles, octubre 03, 2007

El 15, la niña bonita

1. Barrio Sésamo. Para Don Catedrático y compañía:
Esto es una erre grande: R
Y otra: r
Esto es una erre pequeña: R
Y otra: r
Esto son erres mayúsculas: RRRRR
Y estas otras minúsculas: rrrrr



A ver si dejan de decir "erre grande" cuando quieren decir "erre mayúscula".





2. Te gusta Stairway to heaven?
Prefiero Highway to hell. Aunque los Zeppelin también molan...



3. Buscando en el diccionario "roma" (como femenino de romo), encontré esto:



Espero que ampliando la foto se vea. Bueno, os digo lo que pone. En la definición de rompedor aparece como ejemplo: James Joyce fue un escritor rompedor.


4. Publican en "20 minutos" un artículo cuyo titular dice así: "Los españoles queremos practicar más sexo y mejor". Ole tus huevos. Eso me parece que ya lo sabíamos todos, no? Tanto si es mucho como si es poco... siempre queremos más. Pero no sólo con el sexo. Me parece que es natural en los humanos para muchos aspectos.
Entre las cifras a destacar, un 51% se queja de falta de variedad, un 77% desea probar cosas nuevas, un 62% querría tener más relaciones y un 47% piensa que sus relaciones no duran tanto como quisiera.



5. Visto en QUO:
Ferran Padrós, investigador de la Universidad de Barcelona ha inventado el término "gaudibilidad", con el que se define la potencialidad de una persona para experimentar goce o disfrute.
El perfil de las personas que puntúan alto en este apartado es claro: tienen sentido del humor, muchos intereses, capacidad de concentración y de plantearse retos, y poseen confianza en sí mismos.



6. Horarios de Secretaria de mi querida Escuela:
De 11 a 13, de lunes a viernes.
De 16 a 17.45 los martes.
Y aún dirán que trabajan mucho. Se supone que es el horario de atención al público (no creo que realmente trabajen taaaaaan poco), pero aun así en esas horas la mitad del personal no está de cara al público.



7. Leo los periódicos empezando por el final. Las revistas, en cambio, por el principio. Los libros también (vaya obviedad).



8. Pedro Cavadas es un cirujano que ha llevado a cabo el primer trasplante de manos en España. Quiere hacer trasplantes de cara, y en general, se atreve con todo lo que le permita la ley. Algunos dirán que está loco. También lo dijeron de Julio Verne.



9. Las piernas más bonitas de la ciudad (o casi) iban el otro día enganchadas al cuerpo (no menos bello) de una mujer joven (pongamos, unos 25 años) que pasó por delante de mí a la hora de la comida. El día en la universidad no se me hizo tan pesado. Y además, no se comportaba como muchas pavas cuyo físico es inversamente proporcional a su capacidad humana y cerebral.


10. ¿Dublineses?


11. Cada vez que veo el Teorema de Koening, me acuerdo de la Kronembourg.


12. Tengo al menos 3 pares de camisetas que son del mismo modelo pero distinto color. Alguien más se compra dos camisetas iguales y de distinto color? Y dos exactamente iguales?


13. No es lo mismo la dirección de la normal que la dirección del anormal.


14. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Lo curioso es que con algunos tarda muy poco.


15. Foto del 20 minutos de hoy:



No sé si ve verá bien la foto. Aparecen 10 grandes discos. De ellos, tengo 9 en casa. A ver quién me dice cuál es el que no tengo. Aunque me gustaría tenerlo. Y de paso, a ver si me decís cuáles os gustan más. Y ya puestos... a ver si adivináis mi favorito de los 10.

Por si no se ve bien la foto, os digo los discos:

Pink Floyd - Dark side of the moon

Guns'n'Roses - Appetite for destruction

Joy Division - Closer

Iron Maiden - Killers

Nirvana - Nevermind

Radiohead - OK Computer

The Beatles - Sargent Pepper's

The Clash - London Calling

The Velvet Underground - The Velvet Underground

U2 - Achtung baby

Inevitable

Vincent

Esta semana, cine para vagos: un cortometraje.

Para Juanlu. Y para mí. Que los dos somos un poco Vincent.