martes, septiembre 18, 2007

Vuelva usted mañana

Que no, que no os vayáis. El título no es un llamamiento a vosotros mis lectores. Me explico.

En España la burocracia es una puta mierda. El famoso "vuelva usted mañana" al que hacía referencia Larra sigue omnipresente. Y por si fuera poco, también contamos con el efecto rebote: "aquí no es, vaya usted a tal sitio".

He perdido una mañana entera en conseguir físicamente mi entrada para ver el último concierto de la gira de Héroes del Silencio (Circuito de Cheste, Valencia, el 27 de octubre. Alguien se apunta?). Compré la entrada por teléfono y me dijeron que la podría recoger, lógicamente, en El Corte Inglés. Allá que fui, y me dijeron que por no sé qué extraña razón tenía que recoger la entrada en el Bancaja de Pintor Sorolla. Esta mañana he ido y me han dicho que allí no, que tenía que ir a Marqués del Turia o a Pío XII. Me pillaba más cerca la primera, pero allí tampoco me han resuelto nada. Tras una llamada, Bancaja se ha encargado de enviarme, de nuevo, a El Corte Inglés. Y hoy sí, casualmente, tenían allí mi entrada. Qué desastre.

Por si fuera poco, la policía, que en esta nuestra ciudad (como diría el señor Cuesta) se dedica mucho a tocar los cojones y poco a ayudar al ciudadano, casi me jode la mañana. He dejado el coche en doble fila, sin molestar a nadie, con las luces de emergencia, durante 5 minutos. Si llegan a ser 7, me encuentro una multa. Un policía en moto no tenía nada mejor que hacer esta mañana que ir a tocar las narices del personal. Mientras tanto, más de un cruce conflictivo sigue regulado únicamente por semáforos ineficientes.

En los casi 2 años que tengo el carnet, no he tenido más que un golpe, y no fue por mi culpa. He evitado unos cuantos (la ciudad por la mañana parece una selva) y la policía no ha tenido que meterse conmigo mientras circulaba. Eso sí, llevo ya 3 multas de aparcamiento. Por aplicar el sentido común. Para la policía la ley está por encima del sentido común. El ejemplo más gráfico es el siguiente. Una noche, pasadas las diez (que ya se puede estacionar en el carril bus), me encuentro esto: en una calle hay coches aparcados en la parte izquierda (correcto) y algunos en doble fila en el carril contiguo (incorrecto según la ley). El tercer carril, el derecho, era un carril bus vacío. Podría haber decidido, con todo el derecho del mundo, plantar mi coche en el carril bus, a la altura de cualquiera de los de la doble fila, y cortar la calle. Literalmente. Pero aplicando el sentido común, decidí aparcar en doble fila. Mi sorpresa fue la receta que me encontré a la vuelta. ¿Es que a los policías no les enseñan a actuar con sentido común? No, claro. Eso no se explica.

Paradojas de la vida, las multas en Valencia se pagan en la calle de la Sangre. Una representación simbólica de cómo el ayuntamiento sangra a los ciudadanos, olvidando detalles como que hay una ingente cantidad de coches y un déficit de plazas de aparcamiento.

Cuando he ido al Bancaja de Marqués del Turia me ha atendido un hombre que me ha dicho si me podía esperar unos 15 minutos a que volviera su compañero que quizás me solucionaría la papeleta. Le he dicho que volvería luego, y tras cerca de 50 minutos el compañero no había vuelto. Detesto que me digan 15 si son 50. Es tan fácil como decir que no sabe cuánto va a tardar.

Esos 50 minutos los he aprovechado para ir corriendo a evitar que un madero me empapelase por dejar el coche en doble fila, y de paso he aparcado bien aunque más lejos (a cuatro manzanas y de chiripa). Para seguir haciendo tiempo me he ido a Starbucks, que está también en Marqués del Turia, a ver qué clase de gente me encontraba allí. Para mí que soy un observador, sólo ha sido un experimento sociológico más. La gente en el Starbucks se cree superguay. Van muchos pijos con sus Converse (es que la moda pija no tiene criterio, y ahora llevan lo que antes era un símbolo punk-rock), algunos luciendo ropa toda de marcas caras, y sobre todo van con aires de superioridad como si el Starbucks fuera un club social distinguido. Es habitual encontrarte gente con su mp3 o leyendo. Eso sí, el primer tocho-best-seller que han encontrado en FNAC. Con eso de que tiene muchas páginas creen que parecen gente culta. También es habitual verles lucir sus móviles de última generación, hablando (algunos gritando) de cara a la galería. Otra muestra de la gente que se mueve por allí es el periódico que elige cada uno de entre todos los que ofertan. Una niña de papá ha entrado cuando yo y ha cogido El Mundo (yo he esperado a ver su elección, ya que abandonados en la misma mesa estaban ese y El País). Un señor de unos 80 años, bigote fino y recortado, ha elegido del cesto Las Provincias (diario valenciano de tendencias conservadoras). Y tras dedicarme un rato a observar a las personas, he cogido El País. Tengo que volver para mejorar mis conclusiones, pero a priori lo veo claro: reina el esnobismo entre los habituales del Starbucks. Aun así, de todo hay. Así que es posible encontrar excepciones.

Siguiendo con el "vuelva usted mañana", por la tarde he ido a recoger un encargo en la ferretería, después de que ayer me asegurasen que esta tarde estaría listo, y me ha dicho la chica tan tranquila "es que no me ha dado tiempo, pero vuelve mañana". Sí, claro. Y que me encuentre con lo mismo. Pienso ir la semana que viene. Para que tengan margen de sobra y no haya excusas.

Con todo, aún he tenido tiempo de cortarme el pelo y echar un par de horas en el frontón. Todo esto en un día, en la víspera del comienzo de las clases en la universidad.


Por cierto, el ritmo de publicación de momento sigue siendo semanal, pero los posts vienen de 3 en 3.

26 comentarios:

Eifonso Lagares dijo...

Este es el tercer blog que leo un post sobre la burocracia. Parece que la habéis tomado con ella.

A pesar de los avances electrónicos y de todo tipo, es imposible, ya no digo suprimir, tan solo reducir el papeleo y la burocracia, ello llevaría a una menor necesidad de personal y eso no puede ser.

Saludos

Desesperada dijo...

mmm yo es que no soporto a la gente que para en segunda fila, james, lo siento, hoy no puedo darte la razón! bueno, sí puedo, porque la burocracia me revienta, como a todos, dios, es que a veces te dan ganas de... dkjdsodk. bicos y buenas noches.

Paula dijo...

y bueno...
Me alegra saber que en los países más desarrollados haya también esa adorable y emocionante burocracia...auqnue no sé si la palabra es "alegrarse"...

En chile, los carabineros tienen famam de tontitos, precisamente por eso, se apegan demasiado a la ley y a veces no recurren al sentido común ni nignun otro, nisiqueira el de soborno.

Y finalmente, a mí me gusta el starbucks, epro es cierto que a veces está lleno de gente demasiado superficial, arrogante y ridícula...pero lo que importa es el café, que es rico y que podemos ir ahí a conversar con mis amigos y es un punto común de encuentro. ¿Por qué nunca estudiaste sociología? jaja

Saludos

pez dijo...

Lo peor de la administración es cuando te tragas toda la cola y llegas tan contento a la mesa y te dicen "lo siento pero te falta tal papelito y no puedo recogerselo" ¿porque no lo dirán antes en información cuando has preguntado allí?

En cuanto a lo de las dobles filas estoy totalmente de acuerdo que pongan multas y si es posibles de las gordas por lo siguiente a veces tienes la mala suerte que tienes que salir con alguna emergencia y alguién por no darse unas vueltas te lo planta al lado para que no puedas salir y esos 5 minutos que parecen poco pero esperando para salir por una emergencia se hacen eternos aparte del movidon que pueden organizar para el trafico ya que cortan un carril y tampoco uno tiene que tragarse un atasco por culpa de que alguién ponga el coche en doble fila.

La interrogación dijo...

je, je, sobre la burocracia y papeleos hablaba yo ayer... sin palabras.
De la policía no esperes sentido común pero es que ese no es su cometido. Si hay una falta, la penalizan según el código y punto. Y en ese caso tampoco te voy a dar la razón. Un coche en segunda fila es una putada para el tráfico. Al menos aquí en Madrid que las calles se ven disminuidas y es una mierda.
Starbucks... los detesto con toda mi alma. Esa pijería de vender el café a precio de oro me pone de los nervios cuando además no tienen, sus locales ninguna personalidad y lo malo es que cada vez hay más, muuuuuchos más.

blackholesinmymind dijo...

Starbucks,el mcdonals o como coño se escriba de los cafés.
Es normal que te sintieras así, yo cuando entré se me revolvieron los estomagos de tal forma que vomité liquido amniotico de cuando aún era un feto,y por si fuera poco, noté incesantes ganas de ir al baño.
Después de la nota asquerosa, solo decir que es un antro bien cuidado,lleno de mentes prefabricadas "progres" y socioculturalmente hechas de castillos de aire.(en fin, siempre nos quedará st patricks!).
En cuanto a los policías, ya sabes, el que no sirve para nada...POLICIA!

Roberto dijo...

Toda mi solidaridad contigo... porque los que hemos sufrido a la burocracia de este país, sabemos lo que es que te de a la vez ansiedad, instintos homicidas, impotencia, frustración, sudores fríos, acidez de estómago... y podría seguir. Es por eso que ya hace mucho rebauticé a la burocracia por burrocracia.
Todo esto me lleva a considerar seriamente, después de renegar años de esa opción de carrera, el hacerme funcionario, para, en vez de ser el sufridor, ser quien inflige el sufrimiento.

Y siempre nos quedará Forges para poner a parir al funcionariado pasivo del "vuelva usted mañana".

Un saludo.

James Joyce dijo...

Jugosas respuestas las vuestras. Me gusta que no os calleis las discrepancias. Pero aclararé algunos temas.

Eifonso: Yo no quiero reducir el personal, solamente me gustaría que no me enviaran los unos a los otros y los otros a los unos. Que me digan desde el principio a donde tengo que ir.

Desesperada: Soy el primero que detesta ver que algunos dejan el coche en el primer sitio que encuentran, sin importarles los problemas ocasionados. Ahora bien, yo me lo pienso 7 veces antes de decidir dejar el coche "legalmente mal aparcado". Miro a quien puede molestar, evito aparcar en doble fila si hay varios coches ya (porque jode mucho tener que empujar unos cuantos, pero no es lo mismo si sólo empujas uno). Y te aseguro que en Valencia es una odisea aparcar conforme te acercas al centro de la ciudad (salvo de noche).

Paula: En España la burrocracia me parece que no demuestra que estemos desarrollados.
Lo que más me fastidia de la policía es que mientras se dedican a poner multas, en la ciudad hay otros problemas que deberían resolver.
Y la sociología, digamos que la estudio a diario. A mi manera, sin profesores ni libros, simplemente observando.

Pez: Porque ellos no piensan en el usuario. Igualmente van a estar sus horas y cuando acaben se irán. Lo demás no importa.
En cuanto a la doble fila, aclaro: yo no me dedico a cortar carriles (es decir, si aparco en doble fila es donde no hay carril o ya está ocupado. También eso a mí me jode mucho, ya que algunos lo hacen grandes avenidas con mucho tráfico. Y en Valencia hay que tener consideración del que aparca en doble fila sin molestar porque a veces necesitas media hora (literalmente) para encontrar un sitio. Y las prisas son para todos. Por eso apelo al sentido común: si molestan, multa. Si aparcan en doble fila habiendo facilidad de aparcar en la zona, multa de nuevo.
Pero mismamente en mi barrio, a las afueras, todas las noches hay cerca de 100 coches mal aparcados porque es absolutamente imposible aparcarlos bien. Y tú te irías al barrio de al lado a aparcar, para llegar a tu casa un cuarto de hora después?

Interrogación: Si el cometido de la policía no es tener sentido común... por qué se les permite llevar armas?????
En cuanto a los coches en doble fila, me remito a todo lo ya contestado a los anteriores comentarios.
Starbucks tiene cierta fama que quiero comprobar y analizar. Cierto es que sus cafés son caros, y que por ese precio en Valencia puedes ir al Café de las Letras, que está muy bien. Pero al menos el café está bueno, y de momento me sirve para volver allí a seguir experimentando.

Blackholesinmymind: Creo que en Starbucks todo es prefabricado. Y sí, siempre nos quedará St.Patrick's, que es casi un templo. Y el Finnegan's, al cual iremos un día de estos.
Con la policía, insisto en que deberían tener sentido común. De hecho, sé que algunos lo aplican. No multan a todo el que aparca mal, sino sólo al que molesta. Pero claro, hay veces que la alcaldesa tiene que recaudar para paliar deudas... en fin, que me desvío del tema.

Roberto: Todos esos síntomas han pasado por mí, de hecho veo que eres un experto sufridor al respecto. Quizás yo no tanto porque por mi juventud todavía no he tenido que lidiar mucho con ellos. Eso sí, siempre nos quedará el maestro Forges. Qué país!


Saludos, amigos, besos y abrazos.

Mariano dijo...

En Madrid es que es imposible aparcar en doble fila sin joder a alguien.
El Starbucks no lo soporto. He estado sólo una vez y prometí no volver, aunque es de esas promesas que se incumplen en una tarde de sábado tonta.
Y la burocracia es un rollo, pero lo peor es que te mientan con lo de "en 15 minutos está". No lo aguanto...

Maria Coca dijo...

Pobrecito!!! Y sólo en una mañana. Uff, al final no te has salvado ni por los pelos, que te los han cortado. En fin, paciencia y vuelve mañana a contarnos de nuevo tus andanzas por esa ciudad que tanto recuerdos me trae.

Besos desde mi orilla y disfruta de ese concierto, que debe estar genial.

Escriptorum54 dijo...

Me ha encantado lo de la calle de la Sangre. Somos únicos y geniales, con polis tocapelotas incluidos.

¡viva la paella!

que disfrutes del concierto, te lo has ganado por todo lo que has tenido que esperar.

Un beso

Belén dijo...

Tienes que ir muy humilde a los sitios, si no te joden pero bien!

De todas formas, tu estiras los minutos que da gusto eh???? vaya la de cosas que has hecho hoy! ;)

Desfruta del concierto de los heroes, molarán mucho :)

Besos!!!!!

Desesperada dijo...

bueeeno, te perdono. pero es que lo mejor en las ciudades caóticas es no llevar el coche al centro, no? bicos.

Javier Menéndez Llamazares dijo...

Oye, buenísimo lo de la "Calle de la Sangre". Si es que eso de las multa es una escabechina.

James Joyce dijo...

Mariano, en Valencia sí que es posible aparcar en doble fila sin molestar (si dejamos aparte lo que supone empujar un coche para sacar el tuyo).
Al Starbucks tengo que volver, para seguir estudiando la fauna.
Y las mentiras en general, las detesto.

María Coca, eso es, ni por los pelos. Para el concierto aún queda más de un mes... esperaré impaciente.

Escriptorum54, sí, así es nuestra querida ciudad. Menos mal que tiene otras cosas buenas.


Belén, estiro el tiempo porque tengo mil cosas que hacer y me faltan horas...

Desesperada, es que antes de todo eso tuve que ir a la universidad, que me pilla a la otra punta de la ciudad desde mi casa. Cuando tengo varias cosas que hacer, el coche me viene muy bien.

Javier Menéndez, sí, es que parece un chiste pero es cierto. Lo descubrí con la primera multa. Calle de la Sangre número 7. Allí además la gente hace cola para pagar.


Besos y abrazos.

Claudia, la chef dijo...

Mira el lado bueno. Los funcionarios (algunos), los snobs (unos cuantos) y los chupa sangres (casi todos) te han brindado la inspiración para este post inspirado a su vez en un grande como Larra.

PD: Por cierto, espero que las multas no se las pongan a tu Audi...

PD2: Feliz concierto. La seguiste y la conseguiste.

Besos.

etaxys dijo...

De los municipales,trafico y multas me callo...¡que me encabrono!.
Del Starbusskiss,es total,aquí en Madrid depende de donde estés,zona barrio Salamanca "todos pijos" ya lo has descrito,zona Chueca "gays y lesbianas morreandose",zona centro "guiris con cámaras de vídeo y fotos",yo me siento a gusto en cualquiera de ellos y en cualquier sitio....y son una cagarruta "los burguer del café".
Un saludo.

Zebedeo dijo...

El post lo he leído ayer pero como me has dicho que vuelva mañana, he escrito hoy. Huy, que temprano es me voy a desayunar vuelvo en 15 minutos.

1 hora después...

Bueno, ya estoy aquí. Perdona que tardara pero hay que ponerse fashion para molar a todo el mundo, no voy a comprar ropa tan cara para dejarla en el armario ¿verdad? Es que ser pijo es duriiiiiisimo :)

Por cierto ¿al final conseguiste la entrada?

la pequeña tortuga dijo...

Si te sirve de consuelo (que supongo que no), yo he ido hace un rato a recoger unas gafas que había encargado desde hace casi 15 días porque estaban torcidas y adivina qué ha ocurrido hoy...


En efecto

No estaban las gafas. Ni torcidas ni derechas.

No les dio tiempo.
¿Por qué?
¿Por qué no les dio tiempo?
Esto es así.

Makiavelo dijo...

James, debes estar contento por lo menos la entrada parece que la tienes en tu poder, ya me gustaría verlos ya,... bueno me conformaré con el Dvd que saquen.

En cuanto al vuelva usted mañana es la tónica general en la península, lo malo es que cuando cansado de esperar sales y te encuentras al capullo que le correspondía atenderte y regresa con la bolsa del supermercado de la esquina o del Corte Inglés, el muy sinvergüenza aprovecha sus horas de trabajo para hacer las compras de su casa. ¡Solidario que es el muchacho.

Saludos.

Svor dijo...

detesto el vuelva mañana!!!
es un clásico que no falta en la boca de casi nadie... ufff que bronca... espero no tener que verme forzada a ser uno de ellos... pero quien sabe?

vitruvia dijo...

Yo es que tengo una peque�a teor�a sobre el vuelva ma�ana. Sencillamente, creo que cobran un plus por mandarse la gente de ventanilla en ventanilla, jajaja.

El sentido comun en los polic�as es directamente proporcional al humor con el que se hayan levantado ese d�a.

El Starbucks, sencillamente no he estado jam�s, y me suena el logo de chiripa, jajaja.

James Joyce dijo...

Al fin, he recuperado Internet.

Claudia, el día que tenga mi Audi lo cuidaré con mucho esmero, no le pasará eso.
Y el concierto, seguro que lo disfrutaré. Va a ser histórico.

Etaxys, desconozco cuantos Starbucks hay en Valencia, pero me informaré para seguir observándolos, cosa que veo que ya has hecho.

Zebedeo, jajaja. Al menos te lo tomas con humor. Sí, conseguí la entrada.

Pequeña Tortuga, así son las cosas. Tú lo has dicho. Lo que pasa es que parece estar socialmente aceptado (acatado, mejor dicho).

Makiavelo, el DVD creo que lo grabarán en Zaragoza. Yo también intentaré conseguirlo.
Los funcionarios, pobrecitos, necesitan reducir su jornada y es por eso que emplean parte del tiempo en sus asuntos personales. Así nos va.

Svor, reza para librarte de acabar así.

Vitruvia, jajajaja. Yo también lo creo. Para mí que apuestan a ver quién consigue más rebotes (como en el mundial de basket).
El sentido común de los policías, a veces es mucho (pocas) y otras es poco (muchas). Será que suelen tener mal humor.
Con el Starbucks no te pierdes nada. Al menos en Valencia hay unos cuantos cafés mejores, supongo que por tu tierra también.


Besotes y abrazos.

Arwen dijo...

Lo siento pero, por la parte que me toca, tengo que hacer algunas puntualizaciones. Burocracia hace referencia, principalmente, a la labor de la Administración y todos los lugares que tú has mencionado no son públicos, son empresas privadas (no nos engañemos, las cajas también lo son). Te reconozco que la Administración va mal a veces porque hay mucho funcionario que lleva 40 años haciendo lo mismo y no se moderniza ni patrás, pero la cosa va mejorando.
La poli es tema aparte en el que no me meto.
Por lo demás, sí, es desesperante que te lleven de un sitio para otro y es desesperante conducir por grandes ciudades.
En cualquier caso, espero que ya hayas resuelto todos tus problemas y tengas entrada de Héroes y todo lo demás.

ninive drake dijo...

nunca he entrado en el Starbucks, de hecho siempre he visto niñato@s pijos y poco más... gente bien de esa zona, aunque les revoloteen moscas por la cabeza en vez de ideas... feliz regreso a las aulas

James Joyce dijo...

Arwen, llámalo como quieras. Si no te gusta burocracia, di papeleo. Y no me quejo concretamente de lo público o de lo privado. Me quejo de los inútiles, que hay muchos, trabajen para quien trabajen.
Resolví todos mis problemas (todos los de ese día) y mi entrada ya la tengo en casa.

Ninive Drake, lo mío es puro interés "cultural". Observar y conocer mejor la sociedad en que me muevo.
El regreso a las aulas, bastante bien...