martes, septiembre 25, 2007

Por partes

Como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes.


UNO

La prueba de que no soy normal no es una sola. Son muchas, cada dos por tres. El otro día fui al Hipercor y compré catorce botellas de OKEY, de 750 mililitros. Las doce que había de vainilla y un par de chocolate, por variar un poco. Además, me pasé por la sección de cervezas para comprar una que hace tiempo que quiero probar: Chimay Azul (por cierto, bastante buena pese a ser oscura). Así que aparecí en la caja con un carro lleno con catorce botellas de OKEY y dos cervezas. La cajera y la clienta que había delante, os lo puedo asegurar, me miraron como a un bicho raro. Lo que no sé si saben es que los niños beben batidos y los borrachos beben cerveza, y yo en el fondo soy un niño borracho. O no.

Otra prueba de que no soy normal, o mejor dicho, común, la encontramos en la música. Escucho música de mucho estilos, pero las pocas veces que pongo música a todo trapo suele ser para escuchar a Wagner (y que me den ganas de invadir Polonia), la Novena de Beethoven o el Danubio Azul. Eso, y algún que otro disco de rock. Sin embargo, si caminas por mi barrio y oyes música desde cualquier casa, suele ser de Bisbal o de Camela en la mayoría de los casos. Espero que alguno de vosotros me diga que está más cerca de Beethoven que de Bisbal.


DOS

Supongamos que tengo unos doscientos números almacenados en mi teléfono móvil. Supongamos que soy un despiste y se me olvida bloquearlo antes de meterlo en el bolsillo del pantalón. Supongamos que se producen llamadas a tres números distintos por no haberlo bloqueado. ¿Cuál es la probabilidad de que entre esas tres personas se encuentre mi mejor amigo, y sobre todo, que se encuentre una ex-novia? Pues... esas cosas me pasan.

Hace poco conté uno de los mayores bulos que se inventaron sobre mí. Aquí viene el segundo. Cuando yo salía con dicha ex-novia, un compañero que tuve en clase un par de años antes, cuando se enteró, le contó a la madre de ella (que era quien le cortaba el pelo) que él a mí me había pegado una paliza (quizás, ¿envidia de que ella nunca se fijó en él, barrilete y chaparro?). Ya el simple hecho de presumir de pegarle a alguien no dice nada bueno de una persona, pero es que además... ¡era mentira! Él era un chulito de palabra, pero como muchos otros, sólo de palabra. Aunque de un descerebrado como ese no se puede esperar más. Cuando íbamos juntos a clase nos preguntaba a mi mejor amigo y a mí si nunca nos habíamos pegado. Nosotros dos, que somos gente civilizada, le dijimos que no. Y él trataba de convencernos de que eso era lo normal, alegando que se pegaba con mucha gente que luego eran sus amigos.

Luego dicen, una parejita de amigos míos y fieles lectores, que tiro a dar. Pero es que... ¿acaso no se lo merecen piltrafillas como ese?


TRES

Todo esto del teléfono pasó en la misma noche en que salí con un par de amigos a jugar al billar. Aprovecho las partidas en las que no juego para continuar mis experimentos sociológicos. Las conclusiones son interesantes. De las otras cinco mesas ocupadas, me dedicaré a hablar de dos. En una de ellas, una choni vestida toda de rosa (eso sí, en diferentes tonalidades) se dedica a hacer la pava con su novio (un choni en versión masculina), ya que ninguno de los dos tiene la más mínima idea de jugar al billar. Además, ella es de esas que llevan los pantalones considerablemente más largos de lo normal, para barrer toda la mierda del suelo.

En la mesa de al lado, aparecen dos parejas de veintimuchos rozando los treintaypocos años. Ellas dos, medianamente bien vestidas. De ellos, uno con pantalón de pinzas, camisa y zapatos negros impolutos. Bien afeitado y peinado, y con un pendiente discreto en la oreja. El otro, con camiseta de tirantes, pantalón de chandal, zapatillas sucias y barba descuidada de varios días. No sé si entre ellos se dan cuenta, pero me parece que desentonan. Además, juegan al billar bastante mal.

Donde antes teníamos a la parejita de chonis, ahora aparecen seis chicas, todas ellas ideales de la muerte, arregladísimas. Un poco raro que aparezcan sin ningún maromo detrás. No paran de reírse y decirse cosas así como "jo tía, jijiji". Ninguna de ellas sabe jugar, y alguna incluso no duda en subirse por completo a la mesa para tirar, pareciendo aquello una violación a la inocente mesa de billar (o una escena de El bar Coyote). Su mayor interés es pasear el culo (todo hay que decirlo, la mayoría lo tienen bien puesto) y me imagino que cazar un hombre, hasta que veo que aparecen cinco tíos. Sus respectivos novios o los que intentarán cepillárselas esa noche. Mascachapas es la palabra que mejor les define.

Conclusión: muchas personas juegan al billar sin saber (hasta aquí, normal, nadie nace enseñado), pero algunas no tienen ningún interés en aprender y su única finalidad es lucir tipo.


CUATRO

La noche anterior se produce una curiosa casualidad. En el coche, mientras un amigo me habla de ella, por la cual esperó meses pese a que a priori lo tenía complicado, en la radio suena Lento, de Julieta Venegas:

Ser delicado y esperar,
dame tiempo para darte
todo lo que tengo…

Lo más curioso es que ahora las tornas han cambiado. Es él quien (sus razones tendrá) la hace esperar a ella.

La línea que separa tontear de hacer el tonto, es en ocasiones bastante fina. Y no, no lo digo por él. En este caso es autocrítica. Colleja para mí.



CINCO

Respecto a un post de semanas anteriores, un amigo me preguntó: ¿ella es quien yo creo que es? Ella, o él, o A, B o C, puede ser cualquiera. Pocas veces doy nombres, pero hablo de muchas personas. Ella es una palabra que me sirve de comodín. Aun así, no está mal que mi amigo preguntara. En general creo que las personas deberían hacer más preguntas. ¿Por qué tanto corte? ¿Por qué tanto miedo a preguntar las cosas que queremos saber? No hay preguntas indiscretas, sino respuestas indiscretas. Y si se toca un tema del que uno no quiere responder (en mi caso, con la gente que conozco al menos un poco, casi no hay temas que me incomoden), simplemente se declina amablemente la posibilidad de responder. Sin rodeos ni excusas, sin evitar el tema dando largas. Basta con decir que uno prefiere no responder.


SEIS

Aplicar "un clavo quita a otro clavo" me parece que demuestra debilidad y necesidad. Aun así, para los débiles es una buena opción. (esta para mi amigo, el de CINCO, sobre temas que reflexiona)


SIETE

Volviendo al tema de las barbas, del que hablé hace un par de semanas, el otro día me fijé en una cosa. Media selección de baloncesto (nuestros chicos de oro, o más bien de plata) lleva barba. ¿Se estará poniendo de moda? Esa sería una buena razón para afeitarme. Los hermanos Gasol, Garbajosa, Navarro, Rudy y Cabezas, si no recuerdo mal, llevaban barba el día de la final contra los rusos.


OCHO

En el fútbol a veces hay valores por encima de los propios futbolísticos. El sábado Messi resuelve el partido del Barça con dos goles. Esa noche todos los barcelonistas ven al Messias como un héroe, pero él lo primero que hace al marcar es dedicarle el gol a Ronaldinho. Eso sólo hace que engrandecerle un poco más.


NUEVE

Discrepar con argumentos razonables es una de las mejores cosas que se pueden hacer. Es propio de personas inteligentes, o al menos reflexivas. En ocasiones hace replantearse ciertos temas al interlocutor, y algunas veces observarlo desde diferentes puntos de vista. Abre la mente, lo cual siempre viene bien. Todo esto viene a cuento porque ciertas personas parece que piensan que opinar diferente puede causar crispación, e intentan siempre alcanzar un acuerdo en los debates o discusiones. No sé si me explico...


DIEZ

Ya va siendo hora de empezar a hacer una lista de musas del blog. Apuesto a que la mayoría vais a discrepar, ya que muchas de las que ponga no serán supermujeres al estilo Jessica Alba de esas que tanto gustan entre los hombres. Eso no quiere decir que no me gusten esas supermujeres, pero las que más me inspiran no siempre son así. También hay algunas que lo tienen todo: son de las que quitan el hipo y además me inspiran.
Empezaré por poner (aquí a vuestra derecha, en una nueva sección) algunas de las que ya he hablado, como Elena Anaya o Marta Reyero. Y esta semana añado a Vanessa Cano, que es una actriz valenciana no muy conocida a nivel nacional (o eso creo), pero que aquí nos hace reír en un programa que se llama Autoindefinits.






ONCE

Siguiendo con las fotos, aquí va una de un examen real en mi querida escuela de ingenieros. No tienen bastante con pasarse un huevo en lo que preguntan, que además son unos vacilones.






DOCE

El doce lo he borrado.

TRECE (DOCE + UNO, para los supersticiosos)

Ayer hice ajoaceite después de mucho tiempo. Aprendí a hacer ajoaceite desde el momento en que me tocaron las fibras sensibles. Me explico. Dicen en mi pueblo que los hombres que se precien de serlo deben saber hacer ajoaceite. La coña de todo esto está en la forma de hacerlo. Quien lo haya hecho o haya visto hacerlo, sabrá que el movimiento para que se ate (es decir, para que se solidifique) es parecido a otro con el que todo adolescente debe de estar familiarizado. Dicho esto, cabe añadir que una mujer que sepa hacer ajoaceite, suma puntos en ese aspecto, jajaja.
Y vosotros, ¿sabéis hacer ajoaceite?

Bittersweet symphony

Para Nico, cuestión de estilo.


martes, septiembre 18, 2007

Vuelva usted mañana

Que no, que no os vayáis. El título no es un llamamiento a vosotros mis lectores. Me explico.

En España la burocracia es una puta mierda. El famoso "vuelva usted mañana" al que hacía referencia Larra sigue omnipresente. Y por si fuera poco, también contamos con el efecto rebote: "aquí no es, vaya usted a tal sitio".

He perdido una mañana entera en conseguir físicamente mi entrada para ver el último concierto de la gira de Héroes del Silencio (Circuito de Cheste, Valencia, el 27 de octubre. Alguien se apunta?). Compré la entrada por teléfono y me dijeron que la podría recoger, lógicamente, en El Corte Inglés. Allá que fui, y me dijeron que por no sé qué extraña razón tenía que recoger la entrada en el Bancaja de Pintor Sorolla. Esta mañana he ido y me han dicho que allí no, que tenía que ir a Marqués del Turia o a Pío XII. Me pillaba más cerca la primera, pero allí tampoco me han resuelto nada. Tras una llamada, Bancaja se ha encargado de enviarme, de nuevo, a El Corte Inglés. Y hoy sí, casualmente, tenían allí mi entrada. Qué desastre.

Por si fuera poco, la policía, que en esta nuestra ciudad (como diría el señor Cuesta) se dedica mucho a tocar los cojones y poco a ayudar al ciudadano, casi me jode la mañana. He dejado el coche en doble fila, sin molestar a nadie, con las luces de emergencia, durante 5 minutos. Si llegan a ser 7, me encuentro una multa. Un policía en moto no tenía nada mejor que hacer esta mañana que ir a tocar las narices del personal. Mientras tanto, más de un cruce conflictivo sigue regulado únicamente por semáforos ineficientes.

En los casi 2 años que tengo el carnet, no he tenido más que un golpe, y no fue por mi culpa. He evitado unos cuantos (la ciudad por la mañana parece una selva) y la policía no ha tenido que meterse conmigo mientras circulaba. Eso sí, llevo ya 3 multas de aparcamiento. Por aplicar el sentido común. Para la policía la ley está por encima del sentido común. El ejemplo más gráfico es el siguiente. Una noche, pasadas las diez (que ya se puede estacionar en el carril bus), me encuentro esto: en una calle hay coches aparcados en la parte izquierda (correcto) y algunos en doble fila en el carril contiguo (incorrecto según la ley). El tercer carril, el derecho, era un carril bus vacío. Podría haber decidido, con todo el derecho del mundo, plantar mi coche en el carril bus, a la altura de cualquiera de los de la doble fila, y cortar la calle. Literalmente. Pero aplicando el sentido común, decidí aparcar en doble fila. Mi sorpresa fue la receta que me encontré a la vuelta. ¿Es que a los policías no les enseñan a actuar con sentido común? No, claro. Eso no se explica.

Paradojas de la vida, las multas en Valencia se pagan en la calle de la Sangre. Una representación simbólica de cómo el ayuntamiento sangra a los ciudadanos, olvidando detalles como que hay una ingente cantidad de coches y un déficit de plazas de aparcamiento.

Cuando he ido al Bancaja de Marqués del Turia me ha atendido un hombre que me ha dicho si me podía esperar unos 15 minutos a que volviera su compañero que quizás me solucionaría la papeleta. Le he dicho que volvería luego, y tras cerca de 50 minutos el compañero no había vuelto. Detesto que me digan 15 si son 50. Es tan fácil como decir que no sabe cuánto va a tardar.

Esos 50 minutos los he aprovechado para ir corriendo a evitar que un madero me empapelase por dejar el coche en doble fila, y de paso he aparcado bien aunque más lejos (a cuatro manzanas y de chiripa). Para seguir haciendo tiempo me he ido a Starbucks, que está también en Marqués del Turia, a ver qué clase de gente me encontraba allí. Para mí que soy un observador, sólo ha sido un experimento sociológico más. La gente en el Starbucks se cree superguay. Van muchos pijos con sus Converse (es que la moda pija no tiene criterio, y ahora llevan lo que antes era un símbolo punk-rock), algunos luciendo ropa toda de marcas caras, y sobre todo van con aires de superioridad como si el Starbucks fuera un club social distinguido. Es habitual encontrarte gente con su mp3 o leyendo. Eso sí, el primer tocho-best-seller que han encontrado en FNAC. Con eso de que tiene muchas páginas creen que parecen gente culta. También es habitual verles lucir sus móviles de última generación, hablando (algunos gritando) de cara a la galería. Otra muestra de la gente que se mueve por allí es el periódico que elige cada uno de entre todos los que ofertan. Una niña de papá ha entrado cuando yo y ha cogido El Mundo (yo he esperado a ver su elección, ya que abandonados en la misma mesa estaban ese y El País). Un señor de unos 80 años, bigote fino y recortado, ha elegido del cesto Las Provincias (diario valenciano de tendencias conservadoras). Y tras dedicarme un rato a observar a las personas, he cogido El País. Tengo que volver para mejorar mis conclusiones, pero a priori lo veo claro: reina el esnobismo entre los habituales del Starbucks. Aun así, de todo hay. Así que es posible encontrar excepciones.

Siguiendo con el "vuelva usted mañana", por la tarde he ido a recoger un encargo en la ferretería, después de que ayer me asegurasen que esta tarde estaría listo, y me ha dicho la chica tan tranquila "es que no me ha dado tiempo, pero vuelve mañana". Sí, claro. Y que me encuentre con lo mismo. Pienso ir la semana que viene. Para que tengan margen de sobra y no haya excusas.

Con todo, aún he tenido tiempo de cortarme el pelo y echar un par de horas en el frontón. Todo esto en un día, en la víspera del comienzo de las clases en la universidad.


Por cierto, el ritmo de publicación de momento sigue siendo semanal, pero los posts vienen de 3 en 3.

Premio Blog Solidario


La verdad es que no sé nada de las reglas ni a cuántos le tengo que dar el premio. María Coca de La Tasca Sin Nombre me ha dado este premio "Blog Solidario" y yo humildemente (sí, hay que hacer ejercicios de humildad de vez en cuando) lo recibo y lo agradezco. Mil gracias María Coca.
Esta vez el premio no se lo voy a dar a nadie en concreto. Pero os podeis dar todos por aludidos. Precisamente, por solidaridad, lo comparto con todos los lectores.


Nick Cave - Death is not the end

Me parece que Nick Cave está como una regadera. Quizás por eso tiene tan buena acogida en este blog. En 1995 hizo un disco titulado Murder Ballads. Un disco de baladas y muerte. Bonita mezcla, pensarán algunos. De ese disco hay una canción que me gusta especialmente. Death is not the end. El video es un poco gore, tal vez no se corresponde con la belleza de la música. Según leo en Wikipedia, la canción la compuso Bob Dylan. Quizás eso explique muchas cosas.





When you're sad and when you're lonely
And you haven't got a friend
Just remember that death is not the end
And all that you held sacred
Falls down and does not mend
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

When you're standing on the crossroads
That you cannot comprehend
Just remember that death is not the end
And all your dreams have vanished
And you don't know what's up the bend
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

When the storm clouds gather round you
And heavy rains descend
Just remember that death is not the end
And there's no-one there to comfort you
With a helping hand to lend
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

For the tree of life is growing
Where the spirit never dies
And the bright light of salvation
Up in dark and empty skies

When the cities are on fire
With the burning flesh of men
Just remember that death is not the end
When you search in vain to find
Some law-abiding citizen
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

martes, septiembre 11, 2007

Una de notas

1. La anarquía ha vuelto a este blog y lo de publicar los miércoles cada vez parece menos serio. Yo que soy muy anárquico traté de poner un orden y me autoimpuse publicar cada miércoles, pero por diversas cuestiones no siempre he cumplido.

2. Me apetecía escribir hoy porque lo de no contar nada la semana pasada me dejó con un exceso de asuntos pendientes, y además cuando tengo exámenes pienso demasiado.

3. Hoy he leído a Mariano y me he acordado de qué hacía yo aquel 11 de septiembre de 2001. Me levanté a eso de las tres de la tarde, hora española en la que se produjeron (aprox.) los ataques contra las torres gemelas. En aquella época yo tenía catorce añitos y los veranos libres para hacer lo que me diera la gana, no como ahora que me toca estudiar en septiembre. Felicité a mi madre por su cumpleaños y ella me dijo "mira, me han puesto dos velitas".

4. También un 11 de septiembre Pinochet dio un golpe de estado, Allende debió de acordarse del Ché Guevara y prefirió morir, así que se suicidó. Era 1973. Unos días antes había muerto un comunista reconocido y poeta, Pablo Neruda, al cual no sé qué impresión le habría causado vivir un golpe de estado de parte de la derecha. Unos días después murió otro ilustre rojillo, el cantautor Víctor Jara, que será recordado aparte de por su música, porque le cortaron la lengua mientras tocaba y cantaba, pero él se mantuvo firme ante sus torturadores y siguió tocando mientras tuvo manos y guitarra. Y sigue cantando en nuestros discos.

5. El miedo mueve el mundo, en general. Aunque algunos luchen (por suerte) para que esa tendencia no aumente, creo que es así. Por eso las personas son capaces de ser infieles varios meses hasta decidir si quedarse con la otra persona o no. Por falta de valor para dejar a una persona y salir con otra. Por miedo a quedarse sin ninguna de las dos. De esto me acordé ayer viendo una película.

6. Leo en "El Jueves" la siguiente noticia: Investigadores de la Universidad de Cambridge han elaborado una fórmula matemática para medir el atractivo sexual femenino, que se basa en la proporción entre la anchura de la cintura y las caderas. Así, han descubierto que la mejor relación cintura-caderas es un 0'7, y tras estudiar a varias tías, han llegado a la conclusión de que la actriz hispana Jessica Alba responde a estas proporciones perfectas. Estos científicos iban a seguir investigando en este campo, pero sus superiores les han tachado de salidos y les han retirado los fondos. "¡El dinero para la investigación es escaso y hay que destinarlo a otras cosas, hombre!", ha dicho un portavoz de dicha universidad.

7. Quizás ella tenía razón. Pese a ser una mujer (quizás por esa razón) aunque autoproclamada en parte masculina (quizás por esta otra), tiene como ideal femenino a Jessica Alba.
Además, ayer me acordé de ella porque vi un post-it que tenía medio escondido en mi corcho lleno de cosas en el que ponía "fünfundfünfzig Streichholzschächtelchen". No sé si estará bien escrito. Está en alemán, os reto a traducirlo y si alguien lo consigue y tiene interés, explico la gracia.

8. Entre las encuestadas, ella es de las que dice que la barba me queda muy bien. No es que se lo haya preguntado a muchas, pero tenía curiosidad por saberlo. Algunas ni siquiera me dieron tiempo a preguntar, y una de ellas para decirme "cuándo te vas a afeitar???". En cualquier caso, dado que la mayoría no me conocéis en persona, propongo a las féminas que pasan por aquí que digan si, en general, les gustan los hombres con barba (se entiende que una barba bien cuidada) o no. Las votaciones de los hombres también valen, pero su voto sólo se considerará igual de válido si se declaran gays. A ver si alguno aprovecha para salir del armario o reivindicarse. Que en este blog no discriminamos si no es por asuntos de fuerza mayor como ser gilipollas profundo.

9. Ella, que no es ella (qué manera la mía de marear con las palabras), es de las que siempre ha estado en contra de la barba (o quizás en contra de la mía) desde antes incluso de que yo decidiera dejármela crecer (la barba, malpensados). El otro día nos encontramos y ella dijo, con una sonrisa espontánea, que se alegraba de verme. Yo traté de decir lo mismo, pero no fui capaz. Verla me dejó casi indiferente, simplemente me trajo recuerdos. Detesto la mentira, la hipocresía y el cinismo. Es por eso que los evito en la medida de lo posible. Algunas veces no está de más un poco de corrección política, pero en general prefiero decir lo que pienso o callarme si me va a traer problemas y no los busco. Hay días en que me levanto políticamente incorrecto (quiero decir, más de lo normal), y las suelto todas. Quizás, por suerte, el otro día no fue de esos. De ella siempre me gustó su habilidad para tergiversar las letras de las canciones.

10. Eso de que las mujeres ocupan sus manos en el teléfono móvil y en la tarjeta de crédito, mientras nosotros lo hacemos en el mando de la tele y en rascarnos las pelotas... cuánto tiene de cierto?

11. Cuando descubrí que cierto indeseable (que no debía de tenerme ningún aprecio) leía el correo electrónico de ella, y en consecuencia leía lo que yo escribía, dejé de escribirle e-mails. Es lo que tiene ser tonto, que uno no vale ni para espiar.
"Eres más tonto que los pelos del culo, que ven la mierda y no se apartan" solía decir un profesor mío. Es una lástima que el individuo aquel y mi profesor nunca llegaran a conocerse.

12. Uno de los que alguna vez fue víctima de dicha frase es el mismo que inventó el bulo más increíble que se ha dicho sobre mí (que yo sepa), sólo a la altura de otro que quizás cuente algún día. El chaval este dijo que todas las tardes venía un coche a mi casa y me llevaban a un sitio secreto a estudiar, y que por eso yo era el mejor de la clase.
Estudiar es precisamente algo que empecé a hacer más o menos en serio cuando llegué al instituto. En el colegio me dedicaba a escuchar en clase, con eso tenía suficiente. Pero la envidia es muy mala y en España además es deporte nacional. Al pobre diablo que difundió esa historia, como le gustaba tanto malmeter, acabó siendo víctima de la soledad en el colegio y de la crueldad de los niños. Se hizo famosa la frase "Fulanito, cómprate un amigo". Y digo Fulanito, por no decir su nombre.

13. No soy nada supersticioso, ya que sólo me preocupaba por los martes 13, y nunca me ha pasado nada malo. Ni en viernes 13. Además, me gusta cruzarme gatos negros, no me importa derramar la sal y paso siempre que puedo por debajo de las escaleras (y de los andamios).

14. Hay veces en la vida en que el orden y la progresión naturales no funcionan correctamente. Cuando uno de alguna manera se acerca a la cumbre, incluso cuando la toca, demasiado pronto. ¿Qué pasa cuando un deportista es campeón con 17 años? Que ha tocado techo antes de hora. Sólo le queda seguir siendo campeón, todo lo demás estará por debajo. A veces es mejor ser campeón con 25, 27 ó 30; y hasta entonces disfrutar del momento, de la competición y de la aspiración a coronarse. Y esto, por extensión, para la vida en general. Aun así yo soy de los que prefiere intentar tocar techo cuanto antes. Me gustan los retos.

15. Esto venía a cuento de Raúl, futbolista del Real Madrid. Pese a lo muy barcelonista que soy yo, siempre he admirado a Raúl. Quizás se me crucifique por hablar de fútbol mientras la niña de los McCann está en paradero desconocido, pero no puedo pasarme el día entero pensando en eso. Como decía, Raúl siempre me ha gustado por ser un luchador nato, por ser el más listo de la clase, por tirar del carro muchas veces con la Selección Española (que ahora no va cara al aire) y con el Real Madrid. Porque hace años que se le critica, pero él siempre está ahí. Ha empezado la liga con dos goles en dos partidos. El que nunca hace nada, según algunos. Pero el 7 es muy grande. Y lleva desde los 17 aguantando el tipo en la élite.

16. Un amigo mío (en este caso valencianista) tenía a Raúl como Dios. Resulta que no es tan raro admirar futbolistas que no sean de tu equipo (para las personas con la mente abierta). El otro día me enteré que se ha hecho politeísta. Su segundo dios es Frenando Alonso (nótese la alteración en el nombre). Un tío tan inteligente como él (mi amigo, digo), que podría traducir lo del punto 7, y resulta que además de admirar al 7 madridista, ahora es fan del marido de la cantante de El sueño de Morfeo. Pues yo, amigos, aprecio mucho más a todo un señor como Michael Schumacher. Un 7 veces campeón en la pista, y un caballero fuera de ella. Recientemente le han dado el Premio Príncipe de Asturias. Desde aquí un aplauso.

17. La elegancia, sigo pensándolo, es una cualidad asociada a cada persona. El dinero no da elegancia, simplemente permite mostrarla más fácilmente (al que la tiene) o hacer aparentar (al que no la tiene). Algunos, ni con eso. A Frenando me remito.

18. Este domingo en la contraportada de El País venía una entrevista con Carmelo Gómez. Siempre me ha caído bien este hombre. No me da la sensación de famoso que se lo tiene creído, ni de ser de esos que va mirando por encima del hombro. Además lo veo un buen actor y me da la impresión de ser un hombre inteligente. Dijo una verdad como un templo: "comer no es más que una necesidad fisiológica que a veces convertimos en placer". ¿Y el sexo qué? Añado yo. Vosotros que opináis?

19. Para terminar, una cita que no recuerdo dónde la leí: "La guerra de sexos es la única en la que no sabes si prefieres ganar tú o el enemigo."

Raúl Cimas: La terapia

Ahora que ya he descubierto cómo poner videos, os dejo un monólogo de Raúl Cimas. Uno de los más graciosos que he visto en años. Está en tres partes.








Para mí, uno de los mejores humoristas de este país.

miércoles, septiembre 05, 2007

Exámenes


Podéis ampliar la imagen y comprobar viendo la segunda viñeta lo que es una realidad para muchos: nos pilla el toro. Esta semana no escribo. Cuando necesite descansar me pasaré a visitar vuestros blogs, pero el resto del tiempo a estudiar.
NOTA: La viñeta salió publicada en El Jueves de la semana pasada.

MEME original

1. Coloca tu Reproductor de Windows Media, Winamp, Itunes, etc. En modo aleatorio.
2. Por cada pregunta, presiona el botón "Siguiente".
3. Debes escribir el nombre de la canción, no importa lo tonto que suene.
4. Si lo deseas, pon algún comentario en paréntesis después de la canción.

Nota: Yo tengo la música en dos carpetas, según sea en castellano o en otros idiomas, principalmente inglés. He cogido la primera, por eso todas las canciones que han salido son en castellano.

¿Cómo te describirías? Hombres G – Sufre Mamón (Jajajaja. Creo que lo de "devuélveme a mi chica" alguno que otro lo ha pensado de mí...).

¿Qué te gusta en una persona? Extremoduro – De acero (Entre otras cosas, me gusta la gente con carácter).

¿Cómo te sientes hoy? Melendi – Asturias (Después de escucharla, nostálgico por lo mucho que me gustó Asturias) .

¿Cuál es tu propósito en la vida? Duncan Dhu – Una calle de París (Una apuesta al corazón...).

¿Cuál es tu apodo? Los Piratas – My way (Va mucho conmigo, que tengo un carácter marcado y me gusta hacer las cosas a mi manera, vivir como creo que es mejor. Y esta versión me encantan por la intensidad con la que canta Iván Ferreiro).

¿Qué piensan tus amigos de ti? Coti – Antes que ver el sol (Pienso que algunos me tienen mucho aprecio, pero tanto como preferir mi voz al sol... va a ser que no).

¿Qué piensas de tus padres? Pata Negra – Pasa la vida.

¿En qué piensas muy a menudo? Héroes del Silencio – La chispa adecuada (Todo arde si le aplicas la chispa adecuada...)

¿Qué es 2+2? Joaquín Sabina – Una canción para la Magdalena (2+2=5. Con ese corazón tan cinco estrellas...)

¿Qué piensas de tu mejor amigo? Bunbury – En la pulpería de Lucita (Un pulpo a la gallega bien tierno sí que nos comeríamos...)

¿Qué piensas de la persona que te gusta? Jorge Drexler – Horas (Horas... horas... colgados como dos computadoras...)

¿Cuál es la historia de tu vida? Ana Belén – El hombre del piano (Esta es la historia de un hombre sentado al pc, escribiendo un blog...)

¿Qué quieres ser de mayor? Marta Botía – Dices no (De mayor, de pequeño y siempre. Cuando hay que decir que no, se dice).

¿En qué piensas cuando ves a la persona que te gusta? Los Nikis – La hormigonera asesina (Digamos que en ese caso los instintos que afloran en mí no son precisamente de tipo asesino...)

¿Qué bailarás en tu boda? Estopa – Me falta el aliento (Yo no pienso casarme. Pero reto a la mujer que me enamore a intentar llevarme al altar, quizás hasta lo consiga. Por amor se hacen muchas cosas).

¿Qué tocarán en tu funeral? Rosendo – Masculino singular (Hubiese preferido algo de Lennon, Beethoven o Miles Davis)

¿Cuál es tu hobby? Maná – Corazón espinado (Aquí hubiese quedado perfecto aquello de "Me gustan los problemas, no existe otra explicación..." que cantaban Los Rodríguez).

¿Cuál es tu mayor miedo? Mecano – Me cuesta tanto olvidarte (Miedo... al miedo).

¿Cuál es tu mayor secreto? Andrés Calamaro – Flaca (Secretos de flacas... jajajaja).

¿Qué piensas de tus amigos? Aute – Al alba (Aquí quedaría cojonuda "Friends will be friends" de Queen).

¿Qué opinas de este test? Bebe – Ella (Chú, ella eres tú. Hoy vas a descubrir que el mundo es sólo para ti...)


Y este test que me ha pasado Chú, se lo paso a todos los que lo lean y tengan un blog. Si quien lo coge me avisa, mejor.

Canciones de amor alternativas

Me gustaría poneros este video del Youtube, pero como no sé, os dejo con el enlace. De nuevo, reclamo ayuda a los blogueros experimentados a ver si alguien me explica cómo poner videos. El video es del final de la película Báilame el agua, y la canción es Que te follen, de La Cabra Mecánica. La podeis encontrar en el disco Cuando me suenan las tripas, del año 97. Os dejo la letra.


Mi paisaje interior, contaminado
mi cabeza llena de pájaros enjaulados
las paredes de mi chabola aún guardan el recuerdo
de aquellas noches de invierno
follando como perros.

Por si te acuerdas de mí
te he apuntado en una barra de hielo
mi dirección y mis mejores deseos...

¡Que te follen!

Desde entonces espío a las parejas en los coches
solitario y llorón me masturbo toas las noches
escribo canciones, me pongo de caballo
a ver si aunque sea después de muerto
me hago millonario.

Por si te acuerdas de mí
te he apuntado en una barra de hielo
mi dirección y mis mejores deseos...

¡Que te follen!


(y en el archivo de audio que tengo yo, al final de la canción repite el último verso unas 37 veces)