jueves, agosto 30, 2007

Match Point

"Aquél que dijo "más vale tener suerte que talento", conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a reconocer que gran parte de la vida depende de la suerte, asusta pensar cuántas cosas escapan a nuestro control. En un partido hay momentos en que la pelota golpea con el borde de la red, y durante una fracción de segundo puede seguir hacia delante o hacia detrás. Con un poco de suerte sigue hacia delante y ganas, o no lo hace y pierdes."

Match Point (gran título, por cierto, muy ingenioso y acertado) empieza con un monólogo. Una voz en off. Y ya desde el principio nos invita a reflexionar. ¿Hasta qué punto la suerte nos ayuda? Esa bola que toca la red y cae de un lado u otro, en un partido de tenis sólo supone un punto más. Nunca decisivo. Ahora bien, ampliemos horizontes: a veces en la vida lo que en tenis era un punto cualquiera, se convierte en un punto de partido. Un match point vital.

Woody Allen trama una historia en forma de embudo. Poco a poco, con un ritmo lento, firme y armonioso; nos acercamos a la parte estrecha. No hay escapatoria, el destino lleva al protagonista a pasar por el aro. Pero, de repente, lo que parecía inevitable...

Es complicado explicar esa estructura magníficamente trazada por Allen y esa sorpresa final, ese as que se saca de la manga, sin destripar la película. Pero lo intentaremos.

Todo empieza con un ex-tenista (Chris Wilton) que se ha retirado aburrido del circuito profesional y encuentra trabajo como profesor de tenis entre la clase alta inglesa. Empieza a dar clases a Tom Hewett, y conocerá a su familia gracias al gusto que comparten por la ópera. Chris se casa con Chloe, la hermana de Tom; pero se relaciona con Nola mientras ésta sale con Tom y también después de separarse. El dilema aparece cuando Chris tiene que elegir entre su gran amor Nola, y su cómoda vida actual con Chloe, incluido el trabajo conseguido por enchufe gracias a su suegro (buen sueldo, chófer, secretaria, etc.). Todo esto lo expone Allen desde el principio, y poco a poco va encaminando al espectador a pensar que inevitablemente surgirán problemas (la doble vida que lleva acaba por resultar insostenible).

Es entonces cuando Chris se ve obligado a tomar una decisión. Y ésta se convierte en un punto de partido. Él ha tirado la bola, ha pensado que el punto era suyo (por cierto, un golpe a lo grande, un golpe ganador y sin medias tintas. Un doble o nada), pero la bola toca la red y está en el aire... y esta vez el punto es de partido. La suerte aparece en su máxima esencia. Si tenemos en cuenta el interés de Woody Allen en Nietzsche, también podemos pensar que expone lo que podría pasar cuando, ante la muerte de Dios, la suerte manda. Ya no hay castigos para los crímenes ni premios para las buenas acciones. Sólo una red donde rebota las bola, y como decíamos al principio, por unos instantes nadie sabe de qué lado caerá...

12 comentarios:

Chú dijo...

Joyce, te paso el meme ;)

La soñadora indecisa dijo...

Me han encantados tus dos úlyimos post, pero contesto a éste porque has explicado tan bien lo que para ti significa la película, que me has convencido en muchos puntos.
Para mí no es que el protagonista no tenga escapatoria y llegue hasta el matrimonio con Chloe, sino que tiene tanta suerte, todo le viene dado tan fácilmente, que él sólo tiene que aceptar. Es la relación con Nola la que le cuesta más, por la que lucha por la que arriesga todo. Se supone que Nola es lo que más desea en el mundo, pero cuando se ve obligado a abandonar una de sus dos vida, vemos lo que realmente le interesa. Se suele decir que lo que más cuesta conseguir es lo que más se valora, pero Allen nos muestra que su personaje valora más lo que más comodidad le da y es capaz de todo por preservar esa comodidad.
A mí me da pena el personaje de Nola, tan hermosa, tan segura de sí misma, parece que el mundo cae rendido a sus pies y ella siempre está por encima de las bajas necesidades humanas, y sin embargo llega un punto en el que se convierte en una histérica. Deja de ser una mujer excepcional y se convierte en alguien vulgar, bajo, ruin, capaz de poner contra la espada y la pared y amenazar a su amante. Aquí juega su papel la suerte, que nunca estará del lado de seres como Nola.

James Joyce dijo...

Chú: Vale! Ahora no me quedará más remedio que hacerlo... jejeje.

Soñadora:
Digo que no tiene escapatoria porque él quiere mantener la doble vida, y vemos cómo le empiezan a aparecer problemas. Primero, avisos como el del amigo que dice haberle visto cogiendo un taxi, y luego un problema más grande, el decisivo, el que le obliga a elegir. Y creo que él elige su vida actual porque si se queda con Nola y se le acaba el amor no tendrá nada. En cambio, si es al contrario, lo tendrá todo menos amor.
Yo no sé hasta qué punto la suerte juega un papel importante, es un tema muy interesante en la peli. Por qué él tiene tanta suerte y ella no.

Marta L. dijo...

Me encanta esa interpretación. Con Nola, sin amor, no le queda nada. Es genial! Sí.

claudia dijo...

Chapeau. Escribiré más en cuanto pueda...a no ser que se junten cuatro post de los tuyos!!!

Maria Coca dijo...

James: me gusta tu forma de interpretar la película. Coincido contigo. Él elige la comodidad. El amor era un riesgo demasiado grande...

Una película que he visto en tres ocasiones y siempre me ha gustado. Gracias por revivírmela.

Besos desde mi orilla.

.:Su:. dijo...

Y mi comentario???
joer, pero si lo comprobé y estaba aquí, después de publicar siempre le vuelvo a dar para comprobarlos :(
Me ha desaparecido James
Muy bueno es post de la peli.

James Joyce dijo...

Clau: No te agobies, que los textos te esperan pacientemente.

María Coca: Me impactó su frialdad para poner en la balanza, elegir... y resolver!

Su: Ya me extrañaba que no la comentaras... quizás los duendes han vuelto a hacer de las suyas :S


Besos!

Kurtz dijo...

Gran eplícula Match Point y la más diferente de todas ls que ha hecho Woody Allen (de los pocos genios que quedan vivos en el panorama cinematográfico actual).
Me encantan todas sus películas, pero esta se lleva la palma por su forma de narrar, por su simbolismo, por los actores...
Y es que Woody Allen es más europeo que estadounidense.

James Joyce dijo...

Kurtz, yo estaba acostumbrado a otro tipo de películas, pero ha demostrado que tiene un amplio abanico de posibilidades. Match Point me ha parecido mágica, y tiene un final maravilloso.

Un saludo!

.:Su:. dijo...

Qué rabia me dio ver que no estaba mi comentario, pero venga, vuelvo a dejarte mis impresiones, o lo intentaré por lo menos :S

Espero no desvelar nada importante.

Yo creo que la suerte es primordial en la vida, empezando por la suerte de nacer en un sitio u otro, pasando por cada suceso en el que ella dicta si te beneficiará o todo lo contrario.. Y es que ya es una suerte no tener mala suerte!

Sobre Chris, el prota, creo que su ambición, egoísmo,.. le impide amar realmente, en mi opinión se trata de una obsesión lo que siente por Nola, obsesión que se le vuelve en contra en un momento dado. Con Chloe siente ternura, cariño y desde luego se vale de cualquier artimaña para mantenerla a su lado, porque es la portadora de un cheque en blanco.

La decisión que toma Chris creo que te deja totalmente impactado en el asiento, de ser alguien sin escrúpulos, se ha convertido en un psicópata.

Lo dicho, me gustado mucho el post, como me gustó mucho la peli :)

James Joyce dijo...

Su, esta vez sí. La suerte está contigo y el comentario no se ha perdido.
Yo creo que Chris es demasiado frío y calculador, y quizás por eso le resulta más difícil amar "puramente" sin intereses. Y sí es cierto que parece obsesionado con Nola, tal vez no sea amor lo que siente por ella.