miércoles, agosto 08, 2007

Dices no

Rompes con todo sin saber por qué
Sigues pagando caro tu locura
Con los pedazos que han quedado de
Esa otra vida que ya no es la tuya
Vas entendiendo el proceso de querer crecer
Has aprendido lo justo de tus decisiones
Un comentario que duele y otro que hace bien
Darte de baja en el mundo de los pantalones
Y en un momento dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida
Ya no pides perdón dices no
Dices no

Miras sin miedo y te dejas ver
Otro color en el cielo estás en tu papel
Hay nuevas reglas que siguen tu juego
Y no te asusta ser el jugador nuevo
Estás haciendo una lista de momentos
Que te han agotado
Luchando contra tantas dudas
Muros más altos has saltado y ahora ves
Que todo cobra sentido y es una aventura

Y en un momento dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida
Ya no pides perdón dices no
Dices no
No no no

Y en un momento dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida
Ya no pides perdón dices no
Dices no

Y a veces pierdes la fe sabes muy bien
Sólo es miedo es el riesgo que debes correr
Que nada te haga caer
Eres tú mismo en quien debes ahora creer

Y en un momento dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida
Ya no pides perdón dices no
Dices no
No no no

Y en un momento dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida
Ya no pides perdón dices no
Dices no
No no no

Y en un momento dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida no
No no no no no no no

Y en un momento dices no
Dices no
A todo lo que un día fue algo en tu vida
Dices no
Y en un momento dices no



Marta Botía, del disco Cumplir lo prometido

2 comentarios:

Claudia dijo...

Es importante aprender a decir no y dejar el perdón para cuando de verdad se necesite. Me apetece ponerle letra a esa canción.
Ya contestaré al post batiburrillo. Por ahora, bienvenido. Se te echaba de menos. (Ya sé que tú en Requena, no)...
:-)
Besos

James Joyce dijo...

Esta canción me encanta. La letra dice mucho...

La verdad, Claudia, yo intento no engancharme a la blogosfera. Me viene bien desconectar, y por eso no escribo con más frecuencia. No quiero dedicarle demasiado tiempo. Pero me encanta volver y leeros.

Besos...