miércoles, mayo 30, 2007

Vida - José Hierro

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito "¡Todo!", y el eco dice "¡Nada!".
Grito "¡Nada!", y el eco dice "¡Todo!".
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada).

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.



Este es el poema que cierra el magnífico "Cuaderno de Nueva York" del ya fallecido José Hierro. Lo escribió ya anciano, sospechando (o sabiendo) que le quedaba poco tiempo por vivir. Es un poema del año 1998 y está dedicado una de sus nietas, Paula Romero. José Hierro falleció en 2002, a la edad de 80 años.

7 comentarios:

Yokas dijo...

Cuando leí este poema por primera vez, me sorprendió y emocionó…como con tanta sencillez se puede decir tanto y hacer sentir más…
Conforme pasa el tiempo, me voy dando cuenta que realmente...”…Era ilusión lo que creía todo, y que, en definitiva, era la nada…”
Maravilloso José Hierro…
Gracias James…saludos.

ignatiusmismo dijo...

Es uno de los poemas más hermosos que se han escrito jamás, tal vez el más inspirado de la segunda mitad del siglo XX. Anda que sí.

Susana dijo...

Vive que son 4 días.. diría yo

etaxys dijo...

Muchas veces la poesia es dificil de entender,en este caso no,lo que de verdad me gusta a mi,era su cara con el truja (nombre callejero del ducados),escribiendo en un bar mientras bebia un chato,esa foto esa imagen "para mi es la mejor poesia de el".
Saludos.

al_pachino dijo...

Y además es de la tierruca... De pequeños le escuchamos leer sus poemas en el colegio. Un gran tipo sin duda.

o s a k a dijo...

lo lamento

y no lo comparto

n a c o
desdelaesperanza

CastaDiva dijo...

¡Maravilloso poema! Y aplicable a tantas cosas de la vida ...

Lo he asociado instintivamente al amor. A esa persona que lo es todo, ... y de repente se diluye hasta desaparecer quedando en nada.

Mejor no pensar mucho para no perder la ilusión de pensar tener todo, que puede quedar en nada.

Saludos!