miércoles, abril 18, 2007

El dinero

Siempre he dicho que el dinero no puede tener mucha importancia. Que está para gastarlo y no para guardarlo. Que mientras te sobre un céntimo en el bolsillo, no necesitas preocuparte. En este mundo donde el dinero es tan importante, yo no quiero que lo sea. Pues bien, ayer una persona me hizo casi avergonzarme del poco aprecio que le tengo al dinero. Asistí a un discurso que dejó el valor del dinero a ras de suelo. A ella le dedico este texto que me llegó hace un tiempo:


El dinero puede comprar una casa, pero no un hogar.

El dinero puede comprar un reloj, pero no el tiempo.

El dinero puede comprar una cama, pero no el sueño.

El dinero puede comprar un libro, pero no el conocimiento.

El dinero puede pagar un médico, pero no la salud.

El dinero puede comprar una posición, pero no el respeto.

El dinero puede comprar la sangre, pero no la vida.

El dinero puede comprar el sexo, pero no el amor.

2 comentarios:

Neira la meiga dijo...

Ya sabes que la botella puede estar medio llena o medio vacía.
Un hogar no se compra, pero se vive mejor en el si tienes dinero.
El tiempo no pasa de la misma forma para los ricos que para los pobres.
Si tienes sueño, es mejor dormir en una cama que en el suelo
El conocimiento o se pierde en una borrachera o se adquiere con los libros, la cultura, los viajes…
Si no tienes buena salud, a lo mejor un buen medico te ayuda a recuperarla.
El respeto se adquiere con una buena educación.
Por desgracia hay gente que paga por la vida y por la muerte
Nunca estamos seguros si el amor que tenemos será para siempre, pero es más duradero si hay dinero
Para que te sobre un céntimo en el bolsillo...hay que tener dos.

o s a k a dijo...

qué gran verdad

que el dinero (tampoco) puede comprar




un saludo!

n a c o