viernes, febrero 09, 2007

Me llamo Earl

De lo poco que veo en la televisión, últimamente se reduce al canal FOX. Y dejando aparte al genial doctor House, centro mi atención en la serie "Me llamo Earl".

Earl es un individuo que se ha pasado la vida coleccionando malas acciones. Hasta que un día, alentado por un programa de televisión, decide seguir el karma. El karma dice que si haces el bien, recibirás el bien. Tus buenas acciones acabarán recayendo sobre ti.

Cuando Earl es agraciado con un premio de lotería, dedica su dinero a no trabajar, para poder utilizar ese tiempo en arreglar las cosas de su lista: una serie de cosas que hizo mal y que pretende recompensar. Capítuo tras capítulo vemos cómo Earl busca nuevas acciones para tachar de su lista. Con la ayuda de su hermano Randy lo irá consiguiendo.

Pues bien, resulta que yo, idealista hasta la médula, siempre he creído en unas ideas parecidas. Siempre he pensado que si haces las cosas bien, la vida te recompensará. Es una especie de círculo virtuoso que no todo el mundo cree que exista. De hecho, muchas veces da la sensación de que las recompensas no llegan, pero ya digo que soy un idealista, y a la larga si que llegan, o al menos eso me demuestra en ocasiones la experiencia.

Es una sensación desagradable cuando estás en un momento malo y lo ves todo negro. Pero el hecho de estar convencido de que como has hecho las cosas bien, la vida te recompensará, supone un delicioso atisbo de esperanza.

Y cuando es todo lo contrario, cuando el momento es bueno, la felicidad es mucho mayor.

Hay métodos y métodos, y utilizando un símil deportivo, no es lo mismo la absoluta felicidad de golear al rival jugando un gran partido y con elegancia, que ganar de penalty injusto porque un jugador de tu equipo ha engañado al árbitro. De esta manera también se gana, pero NO ES LO MISMO.

Os deseo a todos que tengáis un buen día. Yo ya estoy en ello.

No hay comentarios: