lunes, febrero 19, 2007

¿A cuánto me invitas?

Hoy he salido a la calle, y lo primero que he oído ha sido una conversación de dos niñas que pasaban por delante del portal de mi casa. Automáticamente mi mente ha retrocedido en el tiempo para recordar una conversación que tantas veces escuché años atrás. Ha sido algo así:

- ¿A cuánto me invitas?
- A 10.
- Vale.

Esa conversación se producía siempre que un chiquillo tenía dinero para chucherías y su amigo/a no. Entonces el amigo formulaba la mágica pregunta, ante la cual había varias posibles respuestas.
Uno podía responder "a nada" y quedarse tan ancho. De hecho era una respuesta habitual, y justificable cuando el dinero a fundirse en chucherías era escaso.
Otra respuesta era "a 10", lo cual venía a significar que el invitado podía disponer de 10 pesetas de su generoso amigo. Era la respuesta estándar, y poca gente negociaba ante el riesgo de salir peor parado.
Una respuesta bastante habitual era "a 5". En este caso era más habitual regatear. Rara vez se conseguía obtener las ansiadas 10 "pelas". Y más de una vez se obtenían amenazas de quedarse sin nada por pedir demasiado.

Como digo, hacía años que no escuchaba ni participaba en una de esas conversaciones.
Hoy, durante unos segundos, he vuelto a la infancia.

No hay comentarios: