miércoles, diciembre 05, 2007

¿El sentido de la vida...?

1. Casualidades

Yo no creo en las casualidades, pero haberlas haylas. Lo mismo que las meigas. Eso sí, haylas pocas. A diario tropezamos con casualidades, que muchos atribuyen al destino, a los astros y a entidades divinas. Pero la realidad es que muchas de ellas son casualidades por pura probabilidad. Y luego está el caso contrario. Esas "casualidades" sospechosas. Es decir, esas que no lo son, pero que cualquiera querrá vender como tal. Creo que hay muchas ante nosotros, lo que pasa es que no cuesta nada negarlas. Y cuando no interesa, uno se lava las manos.


2. Astrología

Yo no creo en la astrología porque soy aries, y los aries no creemos en la astrología. Elemental.


3. Destino

Quo vadis, Fernandito?


4. Luces

Cuando las farolas se apagan, deja de ser tarde para ser temprano. Y qué gusto da ver amanecer...


5. Cine

Tengo un profesor con cara de asesino de película de serie B.


6. ¿Fútbol?

Algunos de mis profesores se creen árbitros de fútbol. Tras los 90 minutos, se toman 2 ó 3 más, para compensar las pérdidas de tiempo durante la clase.


7. Manías

No me gusta la gente que no se ducha.


8. Inteligencia

Las personas inteligentes evitan cuanto pueden romper la gallina de los huevos de oro.


9. Sexo

Si a A le gusta B, a B le gusta C, y a C le gusta A... ¿eso es un trío?


10. Factible

Salvar 5 bolas de partido consecutivas y luego ganar, no es imposible.


11. Palabras

A buen entendedor pocas palabras bastan. A veces directamente sobran.


12. Locos

Para calcular el volumen de una vaca, un matemático halla la integral triple del contorno. Un físico la mete en un barreño y calcula la diferencia de volúmenes. Un ingeniero le corta la cabeza, la cola y las patas; y el problema se reduce al volumen de un cilindro.


13. Sentencia

Si no quieres que algo se sepa, no lo hagas (Proverbio chino). Y es que el mundo es un pañuelo...

19 días y 500 noches






Lo nuestro duró
lo que duran dos peces de hielo
en un güisqui on the rocks,
en vez de fingir,
o estrellarme una copa de celos,
le dio por reír.
De pronto me vi,
como un perro de nadie,
ladrando, a las puertas del cielo.
Me dejó un neceser con agravios,
la miel en los labios
y escarcha en el pelo.

Tenían razón
mis amantes
en eso de que, antes,
el malo era yo,
con una excepción:
esta vez,
yo quería quererla querer
y ella no.
Así que se fue,
me dejó el corazón
en los huesos
y yo de rodillas.
Desde el taxi,
y, haciendo un exceso,
me tiró dos besos...
uno por mejilla.

Y regresé
a la maldición
del cajón sin su ropa,
a la perdición
de los bares de copas,
a las cenicientas
de saldo y esquina,
y, por esas ventas
del fino Laína,
pagando las cuentas
de gente sin alma
que pierde la calma
con la cocaína,
volviéndome loco,
derrochando
la bolsa y la vida
la fui, poco a poco,
dando por perdida.


Y eso que yo,
para no agobiar con
flores a María,
para no asediarla
con mi antología
de sábanas frías
y alcobas vacías,
para no comprarla
con bisutería,
ni ser el fantoche
que va, en romería,
con la cofradía
del Santo Reproche,
tanto la quería,
que, tardé en aprender
a olvidarla, diecinueve días
y quinientas noches.


Dijo hola y adiós,
y el portazo sonó
como un signo de interrogación,
sospecho que así,
se vengaba a través del olvido,
Cupido de mí.
No pido perdón,
¿para qué? si me va a perdonar
porque ya no le importa...
siempre tuvo la frente muy alta,
la lengua muy larga
y la falda muy corta.


Me abandonó,
como se abandonan
los zapatos viejos,
destrozó el cristal
de mis gafas de lejos,
sacó del espejo
su vivo retrato,
y fui tan torero,
por los callejones
del juego y el vino,
que ayer el portero
me echó del casino
de Torrelodones.
Qué pena tan grande,
negaría el Santo Sacramento
en el mismo momento
que ella me lo mande.

...


jueves, noviembre 22, 2007

Normandía y otras batallas

El día D era 6 de junio. En 1944 las fuerzas aliadas desembarcaron en Normandía para empezar a terminar (curioso contraste) con la 2ª Guerra Mundial. Un solo día ha dado tanto de sí, que incluso se han escrito libros exclusivamente del tema.

Algunos años después, el día D era un 18 de noviembre. El año, el 2007. El desembarco, pacífico y por carretera. La reunión no fue de aliados y nazis, sino de un profesor con algunos alumnos tras varios años.

Al profesor M lo tuvimos sólo un curso y parte de otro. Pero fue suficiente para que nos dejara frases míticas, para que nos riéramos en sus clases y, dicho sea de paso, para que aprendieramos bastante de química, física y otras ciencias verdosas.

Un buen día, hace ya algún tiempo, y pasados unos tres años desde que se fue, alguien propuso ir a visitarle, a su pueblo, situado cerca de Castellón. Nosotros siempre le hemos tenido aprecio, así que no era tan raro que se propusiera. Lo que empezó siendo algo que casi nadie se tomó en serio, ha acabado tomando forma. Contactamos con él y aceptó comer con nosotros encantado. Y así fue como, tras mucho tiempo, volvimos a ver al profesor M. Y a recordar sus ingeniosas respuestas, y a descubrir que se casó y que tiene una niña, y que sigue dando clases en otro colegio de Valencia.

Pasados los años, en la comida se convirtió en uno de los nuestros. El trato de alumno-profesor ha pasado a ser algo más amistoso. Y ya hemos quedado en que iremos a su pueblo para las próximas fiestas, y que repetiremos la comida.

Cuando una persona tiene un objetivo, tiene dos formas de llevarlo a cabo: cabeza y corazón (o cojones, que queda más gráfico). Se necesita al menos una, y a veces las dos. En Normandía hizo falta mucha cabeza, para prepararlo todo. Pero sin ir a por todas no habría sido posible. En la vida es igual. Esa es otra de las cosas que, sin saberlo, nos enseñó a algunos el profesor M.

Cuando empezó a darnos clase, venía en condiciones de lo más desfavorables. Un contrato de pocas horas semanales, en un colegio a unos 50 km. de su casa, y sin garantía de continuidad. Pero no se rindió, y ahora vive felizmente. Y vive de lo que siempre quiso: de dar clase.

Cada cosa que quieres, cada objetivo, cada interés. Todo requiere un esfuerzo. Quien algo quiere, algo le cuesta. Quien no juega, no pierde. Pero quien no arriesga, no gana.

Sé que si no hubiera sido por una persona en concreto, el plan de ver al profesor M se habría desvanecido. Pero él se encargó de todo, con más o menos colaboración (yo dije que sí a todo, sin condiciones; pero no todos hicieron igual).

Hay muchos objetivos que están a nuestro alcance. A la vista de cualquiera. Sólo hay que luchar para conseguirlos. Cuando alguien no se implica, no pelea, no merece llevarse ciertos "premios".
Lo más importante no es interesarse por todo. Lo que importa realmente es entregarse de forma casi incondicional a lo que uno quiere. De manera que si no se consigue, si algo escapa de tus manos, sea por otros motivos.

Dice mi amigo, el que se ha encargado de todo, que los tengo bien puestos. Lo dice por diversas razones, alguna de ellas ya comentada por aquí en tiempo pasado. Lo dice por mi actitud ante la vida. Tenerlos bien puestos no es ser más valiente, sino luchar contra el miedo. No es ser más fuerte, sino evitar rendirse ante las adversidades. Es jugarse la cara sabiendo que te la pueden partir. Es ser un amante del riesgo, en todas sus vertientes.

Y lo dice de mí él, que sabe de lo que habla. Porque ya os lo digo yo: es de los que no se rinde, es de los que mira al miedo de frente.

Dicen que cuando lo das todo te arriesgas a no recibir lo mismo (si es de otra persona) o a llevarte un chasco (a nivel de estudios o profesional). Sí, es cierto. Pero también "te arriesgas" a ganar, a ser feliz, a hacer las cosas a lo grande.

Es cierto que cuanto más te esfuerzas, cuanto más esperas de algo o de alguien, mayor es el fracaso si las cosas salen mal. Pero mucho peor es renunciar a según qué cosas sin intentarlo. Renunciar a la felicidad.

El conformismo es uno de los peores lastres. Y eso vale para todo en general. Es muy fácil no luchar por algo sólo porque es difícil de conseguir. Pero únicamente el que se la juega, aun con pocas posibilidades, consigue a veces ganar.

Todo esto venía a cuento no sé muy bien de qué. El caso es que ayer recordé una vez más por qué soy como soy. Dice mi madre que nada se roba, que todo se hereda. Se refiere a la genética. Y yo de ella he heredado mucho. Tanto, que salvando el salto generacional, somos iguales en muchas cosas.

Y mi madre ha luchado por sus derechos desde siempre, ha luchado por todo lo que ha querido y considerado justo, y ha luchado también por mí.
Tanto es así, que armó una revuelta para pleitear contra la Conselleria de Sanidad por lo que en su día fue un injusticia manifiesta: unas plazas que debían salir a concurso público y no salieron. De la mano de una abogada y encabezadas por mi madre, un montón de personas consiguieron algo casi impensable: ganaron en el juicio contra la Conselleria. Y se llevaron lo que era suyo: una plaza fija para los que se la merecían por méritos acumulados.

Por eso, amigos, todavía hay gente que cree en los imposibles, que lucha contra viento y marea, muchas veces aun sabiendo que la probabilidad de fracasar es alta.

Como solía decir un amigo mío: "Lo hicieron porque no sabían que era imposible".

Thinking blogger award


Que me han dado un premio. Y yo, tan contento. En este caso es el Thinking blogger award, cuya procedencia original desconozco. A mí me ha llegado de Makiavelo porque le parece interesante mi blog. Así que mil gracias, y antes de pasar la pelota, las instrucciones:


1.- Si, y sólo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.
2.- Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio y
3.- Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando tu premio.
4.- Comunicarlo en http://www.thethinkingblog.com/2007/02/thinking-blogger-awards_11.html


Con eso de que las normas están para infringirlas, creo que me voy a saltar la 3 y la 4.


Y a mí me hacen pensar (entre otros):
(Ya sé que he puesto 6, pero por una infracción más...)

Vicio

Esto es casi una declaración de principios...



Si la prefieres, en acústico:

miércoles, noviembre 14, 2007

Pim, pam, pum... ¡fuego!

Estoy harto de tanta corrección política. Chávez interrumpe el discurso de Zapatero y el rey Juan Carlos le manda callar. Bravo! Ya que chupa del bote de todos los españoles, que haga algo.

Puestos a elegir, prefiero la 3ª República. No es el momento, dirán algunos. ¿Y cuando lo será?, digo yo.

Carod Rovira es independentista pero dice que no es el momento de plantear un referéndum. Otro que tal. Si no es el momento ahora, por qué iba a serlo después.

Yo no quiero que ninguna autonomía se independice.

Josep Lluís se enfada porque le llaman José Luis. ¡Con dos cojones! Alegar "no saber hablar catalán" para no llamar a alguien por su nombre es una absurdidad. Por una vez y sin que sirva de precedente, creo que Carod tiene razón. Y me alegro que se cague en la corrección política.

Los ciegos ya no son ciegos, ahora son invidentes. Los homosexuales son gays (del inglés: persona alegre. Que digo yo, que los habrá alegres y también tristes), los tullidos son discapacitados físicos. Con tanta corrección política, uno ya no sabe cómo nombrar ciertos conceptos.

Los más homófobos, racistas, etc. se dedican a decir "no, si yo tengo un amigo gay", "a mí los negritos no me molestan", etc. Necesitan justificarse constantemente.

Los negros son personas de color. Cuando resulta que el negro por definición es la ausencia del color. Para mí los negros siguen siendo negros, lo cual no es ningún insulto. A mí que soy blanco no me gustaría que me llamaran "desteñido", "pálido", ni nada parecido.

Y hablando de negros, aprovecho para desmitificar: eso de que los negros tienen un olor corporal más fuerte, no es exactamente cierto. Los negros limpios huelen bien. Los que huelen mal quizás no pasan mucho por la ducha.

Muchos blancos huelen peor. Sospecho que hay demasiados "alérgicos al agua". Son esas personas que encuentran en la ducha un hábitat nuevo, antinatural, al que no se acaban de acostumbrar.

En la sentencia del 11-M, los culpables van del blanco leche al negro chocolate puro. Me jode que digan que "una banda de moros ha venido a joder España". Aunque en parte es cierto, que nadie se olvide de que españolitos de pura cepa han contribuido. Empezando por Suárez Trashorras.

Tras leerme un resumen de la sentencia, veo que hay 3 condenados a tropecientos mil años de cárcel, y otros quince o veinte a penas de cárcel de entre 3 y 23 años. Sinceramente, no sé si es suficiente. Son culpables, directa o indirectamente, de una masacre. 192 muertos que pasaban por allí y se la llevaron, sin comerlo ni beberlo. Cualquiera de ellos podría haber sido uno de los nuestros.

Pese a que ya resulta más que evidente que ETA no tuvo nada que ver, Aznar, Rajoy, Acebes y compañía siguen en sus trece. Si ante la evidencia no ceden, es inútil seguir intentando que entren en razón.

Ya lo dijo Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre. Mucha corrección política, pero en el fondo todos son perros de presa esperando atacarse.

Más política, pero de otro tipo. Siguen matándose motoristas por culpa de los guardarraíles. Estos son los causantes del 15% de las muertes de motoristas. En el 60% de los accidentes hay daños graves o amputación de extremidades. ¿Es que al Estado no le sale rentable cambiar eso? ¿Por qué hace tantos años que se protesta por eso y seguimos igual?

Contaba un profesor mío y a la vez uno de los altos cargos de cierta empresa automovilística, que cierto modelo salió de fábrica con un defecto que hacía que cuando llovía entrara algo de agua en el maletero. Pues bien, en vez de dejar de fabricar coches defectuosos cuando se dieron cuenta, decidieron que era más rentable reparar sin cobrar a cada usuario que se quejase, que modificar la cadena de producción.

Poderoso caballero es Don Dinero, que se antepone a la ética, que permite vender productos deliberadamente defectuosos.

Se me acumula todo lo quiero escribir, pero no tengo tiempo para más. A lo largo de la semana en mi mente anoto, corto y pego, resumo y recuerdo lo que voy a escribir. Luego llego y sale lo que sale.

Esta semana, un auténtico batiburrillo.

Me dijo un conocido hace años que las relaciones más duraderas empiezan en octubre. Me dio una explicación razonada, basada sobre todo en que el verano acaba de terminar y el siguiente todavía queda lejos. La experiencia propia me dice que es cierto. Y la vuestra?

Estamos en noviembre.

Uno de mis amigos, defensor de Maquiavelo, dice que no hay que dar en exceso, porque entonces al caer en defecto se te tirarán al cuello. En cambio si frecuentas el defecto o la neutralidad, se valorarán mucho más los excesos.

Yo sigo pensando que es una visión negativa del mundo. Si alguien no aprecia los excesos por el hecho de ser habituales, es que es corto de vista.

Para el cerebro no venden gafas.

...

Detesto la corrección política, por si no os habíais dado cuenta. Hasta la semana que viene.

P.D: Ya dije una vez que en poco más de dos años he evitado bastantes accidentes por culpa de inútiles. El otro día una de las pertenecientes al amplio gremio de los inútiles no me dejó escapatoria (literalmente). Invadió mi carril, y al otro lado sólo había bordillo. Tuve tiempo de frenar, lo cual amortiguó el golpe. Nada grave, salvo un par de horas perdidas y un día que tendré que dejar el coche en el taller. Eso sí, bajé del coche con la sangre hirviendo. Al menos a la hora de hacer papeles estuvimos de acuerdo, la inútil y yo, en que la culpa fue suya.

Ocho cosas que quiero hacer antes de morir

Los memes y yo tenemos una relación de amor-odio, no me acaban de gustar, pero me tienta mucho hacerlos. Éste viene de parte de Kurtz. Allá voy:


1. Cada jugador comienza con un listado de 8 cosas. Da igual las que sean, pero que sean 8.
2. Tienen que escribir esas 8 cosas en su blog junto con las reglas del juego.
3. Tienen que seleccionar a 8 personas más, invitarlas a jugar y anotar sus nombres o el nombre de su blog.
4. No olviden dejar un comentario en los blogs respectivos desde los que han sido invitados a jugar.


UNO

Escribir una novela

DOS

Tener un hijo/a.

TRES

Hacer puenting, y todo tipo de deportes de riesgo.

CUATRO

Volver a Venezia.

CINCO

Comprarme un Audi A4.

SEIS

Ir con mis amigos a ver Europa mediante InterRail.

SIETE

Vivir algunos años en el extranjero (Italia, Inglaterra, Francia...)

OCHO

Encontrar a la mujer de mi vida y enamorarla.



Y este meme se lo paso a... Claudia, Susana, Vitruvia, María Coca, Arwen, Kim Basinger, Interrogación, Marta L.

Do it (Sunday Drivers)

Un temazo de mis domingueros favoritos

miércoles, noviembre 07, 2007

Héroes

"Habéis venido tantos que no veo al último", dijo Enrique Bunbury, cantante y líder los Héroes del Silencio, cuando nos acercábamos a la mitad del espectáculo. Y no le faltaba razón: había unas ochenta mil personas, lo que se suele decir lleno hasta la bandera.

El concierto empezó 15 minutos después de la hora prevista, las 9 de la noche. Pero para deleite de los aficionados, parecía que no acabaría nunca. "Song to the siren", instrumental de This Mortal Coil, abrió el concierto. Unas pantallas se elevaron poco a poco ante el rugido del público viendo aparecer, doce años después, al cuarteto más internacional de Zaragoza.

El escenario, impresionante, enorme. Tenía una pasarela por la cual Bunbury se acercaba al público y de la cual a mitad concierto surgió una batería (como si apareciera de la nada, "creció" desde debajo del escenario). En ese momento Pedro Andreu simplemente se paseó hasta la nueva batería, y los demás se acercaron con sus instrumentos. Durante un rato tocaron, más de forma acústica, cerca del público.

Pero antes de eso, el concierto empezó con varios clásicos al ritmo de siempre, y después volvieron a su posición original para terminar. Sonaron grandes canciones como Sirena varada, El estanque, Opio, Entre dos tierras... todo ello culminado en ascenso con Iberia sumergida y Avalancha. Había sido un concierto impresionante, y parecía que ya se iban, pero... ¿quién se lo creyó? Nadie. Volvieron para tocar otras tres canciones. Se fueron. Tampoco nos lo queríamos creer. Volvieron a tocar tres más, terminando con una de las mejores: La chispa adecuada. Para entonces Bunbury pidió que bajaran la luz del escenario y que todos ilumináramos la noche, con móviles o mecheros. Fueron unos minutos interminablemente bellos. Y esta vez sí, parecía que se iban a ir para siempre. Bunbury ya se había despedido, había presentado a la banda "por última vez". Pero volvieron para tocar un par más. Y entonces se acabó la música, pero no el espectáculo. Los Héroes se fueron, a lo grande, y nos dejaron con un castillo de fuegos artificiales. Se rumoreaba en las horas previas que habría una sorpresa por ser el último concierto, y en la tierra de las Fallas... tuvo que ser el color del fuego.

En medio de todo eso, hubo tiempo para que Bunbury recordara los inicios del grupo allá por el año 84, para soltar una perla contra el gobierno valenciano "¿qué clase de gobierno tenéis aquí?", y para dos o tres canciones que según Bunbury apenas han tocado en ninguna gira. Incluso de una dijo que ni siquiera en esta gira la habían tocado. Cuando todo terminó, habría jurado que era imposible invertir mejor los 44 euros que me gasté en la entrada.

Ahora bien, no todo fue un camino de rosas. Los accesos al circuito de Cheste, lugar de celebración del concierto, están un poco mal. Debería haber al menos otra entrada principal. Yendo desde Valencia, hay un desvío por el cual se accede a una serie de parkings, y de ahí al circuito. El problema es que el caudal de vehículos era inmenso, y a ciertas horas resultó imposible evitar los atascos. Según el periódico 20 minutos hubo atascos a lo largo de 10 kilómetros desde el acceso. Algunos abandonaron los coches en la autovía de acceso, la A-3, y se fueron andando. Yo me imaginé lo que pasaría y no me pilló el toro. Llegué sobre las 5 y aparqué en cuanto pude. Me pateé 15 minutos hasta el circuito, pero fue un mal menor. También las 4 horas de espera, haciendo amigos, echando unas risas, etc. Peor es lo que les pasó a algunos, que se las comieron dentro del coche. Algunos llegaron tan tarde que tener una de las pocas entradas preferentes no les sirvió de nada. Para llegar a la zona preferente había que atravesar toda la masa de gente, una odisea. Y un fallo de la organización.

Mucha gente se ha quejado de que no pudieron llegar a tiempo, han creado una organización y piden que les devuelvan el dinero. La organización del concierto se lava las manos diciendo que desde la 1 del mediodía (8 horas antes) las puertas estaban abiertas. Y es ahora cuando recuerdo una carta de una lectora enviada al 20 minutos en la que dice que llegó a las 12 de la mañana, no comió (no dejaban entrar comida), se mareó y acabó reventada después de 12 horas de pie. Y que la gente no se queje, que no se puede ir a un concierto así a las 6 de la tarde. Lo cierto es que tiene buena parte de razón: quien algo quiere, algo le cuesta. Y sé de alguno que no llegó a tiempo por salir de su casa... a las 8 de la tarde.

A la salida, otros 15 minutos andando hasta el coche, y en menos de media hora conseguí escapar de todo el atasco gracias a que estaba cerca de la rotonda-embudo. Algunos se quedaron en los coches a esperar que pasara el atasco, otros se tragaron hasta 3 ó 4 horas para salir de allí, y los peor parados directamente hicieron noche en el aparcamiento.

Sin abandonar Cheste, el fin de semana siguiente (o sea, este último) se celebró el Gran Premio de Motociclismo. Dejando aparte noticias como que ganó Pedrosa, Rossi se quejó de la moto, Faubel perdió el título en 125cc y Lorenzo se paseó como campeón de 250... me centraré en otros temas.

El fin de semana de las motos hay fiesta a lo grande en Cheste. Durante las noches el pueblo se convierte en la ciudad sin ley, para lo bueno y para lo malo. Ir de fiesta allí es una experiencia a probar, pero también conlleva riesgos. Los moteros más sensatos aparcan su moto y disfrutan de la fiesta. Otros se dedican a llenar la noche de ruido y humo, a base de acelerones en parado. Y los más descerebrados hacen caballitos, derrapes, etc. Y eso que el pueblo está lleno de gente, y así pasa, que luego hay accidentes. Además, el alcohol fluye en cantidades ingentes. Uno haciendo un caballito, perdió el control de la moto y atropelló a cinco o seis personas. El saldo, dos heridos y un muerto. El muerto, por supuesto, no era él. Parece ser que fue una chica (menor de edad) que sin comerlo ni beberlo... se llevó la peor parte. Y en una ciudad sin ley, lo peor que te puede pasar es que te tenga que atender una ambulancia, que te tengan que llevar a un hospital, etc.

Sin irme mucho del tema, siguiendo con el motor y las noticias de los periódicos, un menor mató a una chica con un todoterreno en el pueblo de Elda (Alicante). Atropelló a la chica, de 14 años, y a otras dos personas. Conducía obviamente sin carnet, le había cogido el coche a su padre y se fue con dos amigos también menores. El saldo, dos heridos y una muerta. Eso sí, como es menor seguramente no le pasará nada, o casi.

Para terminar, copio una noticia de hace unos días.
"Rebajar la velocidad genera más congestión vial, lo que a su vez incrementa las situaciones de estrés y, como consecuencia, las situaciones de peligro al volante. Es decir, rebajar la velocidad no disminuye los accidentes, según un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Valencia". Lo que vengo diciendo yo desde hace tiempo: el problema no es correr, sino ser un inútil. Y sobre todo, siendo un inútil correr con el coche.

Profilaxis

Os aconsejo que, en este orden, veáis el vídeo y luego leáis este texto. Yo lo leí y enseguida me acordé del cortometraje, que hace unos meses que lo vi.


Todo a pulmón



El vídeo no es especialmente bueno, pero no había otro. La canción...

Que difícil se me hace,
mantenerme en este viaje
sin saber a donde voy en realidad.
Si es de ida o de vuelta,
si el furgón es la primera,
si volver es una forma de llegar.


Que difícil se me hace,
cargar todo este equipaje,
se hace dura una subida al caminar.
Esta realidad tirana
que se ríe a carcajadas,
porque espera que me canse
de buscar.


Cada gota, cada idea,
cada paso en mi carrera
y la estrofa de mi última canción.
Cada fecha postergada,
la salida y la llegada,
y el oxígeno de mi respiración,
y todo a pulmón, todo a pulmón...


Que difícil se me hace,
mantenerme con coraje,
lejos de la tranza
y la prostitución.
Defender mi ideología
buena o mala, pero mía,
tan humana como la
contradicción.


Que difícil se me hace,
seguir pagando el peaje
de esta ruta de locura
y ambición.
Un amigo en la carrera,
una luz y una escalera
y la fuerza de hacer todo
a pulmón.


Cada gota, cada idea,
cada paso en mi carrera
y la estrofa de mi última canción.
Cada fecha postergada
la salida y la llegada
y el oxígeno de mi respiración
y todo a pulmón, todo a pulmón...

miércoles, octubre 31, 2007

Mandíbula afilada

"Hay días que parece que nunca se va a apagar el sol"

(Fito & Fitipaldis)


El pasado lunes fui a la sede de la SGAE en Valencia.

(Tras los primeros pitos y antes de que sigáis pensando cosas raras de mí, me explicaré. Que conste que sigo estando en contra de esos chorizos pro-canon).

Había una causa de fuerza mayor: Carles Alberola. Este señor es uno de los más importantes autores teatrales (y además actor) de Valencia y me atrevo a decir que también de España. Es uno de los máximos responsables de Albena Teatre, que ha dado obras inmensas como Besos o Spot. El caso es que Alberola venía a hacer una "lectura dramática" junto con Cristina Plazas (que es la otra protagonista) de su obra Mandíbula afilada. Una lectura dramática es casi como una representación teatral cualquiera, con la pequeña diferencia de que se ahorra en "atrezzo" y esas cosas.


En Mandíbula afilada, Alberola como autor de la pieza se hace un personaje a su medida, y que a mí me gusta mucho. Porque resulta que él (o su personaje) y yo tenemos el mismo sentido del humor. Es más, hizo una gracia que yo hago con cierta frecuencia y que nunca he visto hacer a nadie. Además, su personaje y yo tenemos bastantes cosas en común, como ser soñadores, irónicos, graciosetes e independientes. También hay pequeñas diferencias. Él es un pintor que lleva 10 años sin vender un cuadro y yo espero acabar la carrera en menos de 10 años.


En Mandíbula afilada hay dos partes diferenciadas.


En la primera mitad todo sucede tal y como lo sueña Juan (el personaje de Alberola): la mujer de su vida va a verle tras 10 años para decirle que se va a casar, pero que en realidad le gusta otro. Juan le dijo en COU que se suicidaría si no era un pintor famoso a los 30 años, y le queda un día para cumplirlos. Y ella va a salvarle. A Juan le cuesta un rato y varias indirectas darse cuenta de que ese otro es él, y poco a poco sucede lo inevitable, todo muy pasional. Es el final perfecto para los románticos.


En la segunda mitad, ella (Laura) va a verle pero no quiere nada con él. Es la parte supuestamente real de la historia. Pero ella poco a poco irá cediendo terreno, guiado por él, que cree que todo va a pasar como en el sueño y en este caso trata de llevar la iniciativa, hasta que ella le propone compartir una noche entera. Él, romántico empedernido, antes de aceptar le pregunta "¿y mañana qué?". Y ella dice: mañana a las 10 he quedado con Guzmán (su prometido), pero aún nos quedan once horas. El final acaba también en cama, pero es un final agridulce.


Tras cerca de 80 minutos de risas (en el fondo parece más una obra de humor) en algunos casos hasta casi llorar, el público aplaudió sin parar mientras un Alberola cojo por una lesión, ayudado por su partenaire, abandonaba el escenario. Y entonces yo volví a mis asuntos previos a esa hora y pico de placer.


Cuando llegué a la SGAE, mientras esperaba a que abrieran las puertas de la sala teatral, apareció una chica muy de mi tipo. Me quedé mirándola, del derecho y del revés, y enseguida caí en la cuenta: era Vanessa Cano. Quien no sepa de quien hablo, que lea el punto 10 del texto "Por partes" del 25 de septiembre. Como apenas tardaron en abrir las puertas, y yo estuve indeciso, enseguida llegó la hora y entré sin atreverme a decirle nada. Así que después, al salir, y tras un par de minutos de pensármelo, me acerqué a hablar con ella. Le dije cuatro cosas y se rió de tres, y me pareció simpática aunque no sé si se reía porque le hizo gracia o por no perder un telespectador. Además, las palabras no me salían como yo quería, y es que a mí cuando una chica me gusta mucho a veces me tiemblan las piernas, o hablo más acelerado o una combinación de todo ello.


Pronto me despedí de ella, nos dimos dos besos, y me fui desde la sede de la SGAE (Blanquerías, 6) hasta la plaza del Ayuntamiento, a coger el bus de vuelta. Le hubiera pedido el teléfono, o le habría dado el mío. Pero como si de una premonición se tratase, la semana pasada dije (ver punto 12) que cuando uno se enamora de un personaje corre el peligro de llevarse un chasco al conocer a la persona. De todas maneras no creo que me hubiese llamado. Así que preferí quedarme como estaba, y me fui andando a por el bus, que estaba a unos 20 minutos. Y en ese tiempo iba recorriendo la Valencia que visitan los guiris (léase: la plaza de la Virgen, la plaza de la Reina, etc.) como cuando Antonio Albajara pasea por San Francisco en el final de Volver a empezar, y en mi cabeza sonaba Begin the beguine...



Begin the beguine, el clásico que compuso Cole Porter y que tantos han interpretado.

...y yo la tarareaba, durante esos 20 minutos, y al menos me crucé una docena de personas que me miraban extrañados, como si resultase insultante pasearse feliz. Pero como a los locos no nos importa que nos tomen como tal, seguí tarareando hasta subir al autobús.

Y todo esto, un lunes. Lástima que no todos sean así.

Desde el pasado jueves, todo son buenas noticias, buenos momentos y alegrías. Y aún no os he contado el conciertazo de los Héroes, pero eso ya para la semana que viene. Que siga la racha. Esta noche más.

jueves, octubre 25, 2007

He dicho...

1. Vale sí, soy testarudo, rebelde e irreverente, a veces. ¿Y qué?

2. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?

3. Paul McCartney conduce un Clio y va a mi clase. Dadle una guitarra, hacedle una foto... y a subastarla en e-bay! Eso sí, es McCartney joven, el de los años 60.

4. Para insultar, es indispensable tener un coeficiente intelectual, como mínimo, mayor que tu número de pie.

5. ¿Una mentira infinitamente repetida, puede convertirse en verdad?

6. La Marsellesa me parece el himno más bonito del mundo. Más que el de España, que sin letra, es un poco pobre.

7. Un atentado a la vista: un chaval en clase con pantalones piratas, chanclas... y gorro de lana!
Días después, el mismo individuo aparece con pantalón de chandal y jersey de lana. Viva el buen gusto...

8. Os doy mi palabra. He visto escrito libertad con uve, en un nick del messenger. Estupefacto me hallo, que diría Forges.

9. Todos los días matando tontos y cada vez hay más.

10. La naranja mecánica... ¿el futuro?

11. Bon Jovi hace un temazo por década. Del resto de su discografía, mejor no hablar.

12. Hay que tener mucho cuidado de no enamorarse del personaje, si uno no quiere llevarse un chasco al conocer a la persona.

12+1. La gente se muere. Sí, es una obviedad. Pero sobre todo es una putada.

La chispa adecuada

...Y el sábado el último concierto de la gira de Héroes, quizás el último parasiempre...


Bartolo

Y lo que me habré reído con este tío...


martes, octubre 16, 2007

Pena, penita, pena...

Un día llegué a la conclusión de que nunca he odiado a nadie. No soy capaz de odiar a las personas que he querido, quizás por eso. Y no puedo odiar a las que me tocan las narices o me las han tocado, bien porque me suponen motivaciones de distinto tipo (reírme, con los tontos; mejorar, con los profesores frustrados), o bien porque me dan pena.

Porque la vida, como dice Andrés Montes, puede ser maravillosa. Y perderla intentando joder a alguien es realmente penoso. Lo mismo que perderla odiando.

En la vida hay dos cosas fundamentales, una es ser feliz y la otra... no la recuerdo. Quizás haya alguien que es feliz odiando a los demás, o metiéndose en su vida y desplazando la propia. Pero me remito a lo mismo, me dan pena.

Algo tan, en mi opinión, sencillo como es saber ser feliz, a muchas personas les debe de suponer un muro infranqueable. Es lo que creo que pasa, por ejemplo, cuando alguien tiene una imperiosa necesidad de protagonismo. Quizás no le hicieron caso cuando era pequeño. O qué sé yo.

Algunos no son felices porque siempre necesitan más. Mentira. Si os fijáis, suelen ser necesidades superfluas, o al menos, caprichos prescindibles. Pero no tienen capacidad para ver eso. Y no saben apreciar lo que tienen. Siempre se ha dicho que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.

Algunas personas siempre necesitan más, pero no a nivel material. Sino a nivel personal. Vuelvo a lo que decía, creo que tienen carencias afectivas por falta de atención. Hay personas que necesitan constantemente intervenir en las vidas de los demás. Necesitan preguntarte tu nota para decirte la suya (como en muchos otros casos, preguntan con el único objetivo de obtener un pretexto para hablar de sí mismos). No son felices con su nota si no se la pueden restregar a los demás. O simplemente necesitan hablar, intervenir, estar presentes de cuerpo y palabra, para sentirse importantes. Aunque sólo sea para decir cosas sin sentido.

Como ejemplo típico de lo anterior, está la pregunta aquella de "¿qué preferirías, acostarte con la famosa/ el famoso de turno, y no poder contarlo, o que todo el mundo creyera que ha pasado, pero que no fuera cierto?". Seguro que más de uno pensará: de qué me sirve beneficiarme a la tía más buena del mundo, si no se lo puedo contar a nadie.

Más de uno, por poco que me conozca, pensará: tú eres el primero que se mete con todo. Pero no. Yo tengo la manía de opinar de casi todo. Pero no voy, por poner un ejemplo, a tocarles el hombro a los tontos que me tropiezo por el mundo para decirles lo tontos que son.
Tampoco me meto con nadie por su forma de gastar el dinero, porque cada uno tira su dinero como quiere, que para eso es suyo. Si está mejor o peor gastado, cada uno sabrá.

Todo esto que escribo viene porque los seres vivos con afán de protagonismo, los que no soportan ser ignorados, son capaces de cualquier cosa. Incluso de ver donde no hay. El pasado martes 25 de septiembre publiqué mi columna semanal, "Por partes", y comenté entre otras cosas, como una anécdota más, que había llamado a 3 personas por error, por no bloquear el móvil antes de guardarlo en el bolsillo. Y enlazando, puesto que una de ellas es una ex-novia, conté la historia de cierto personajillo que iba contando por ahí mentiras de mí, y otros asuntos.

Si alguien no lo ha leído, que rebusque en el archivo. Dicho todo esto, os envío a que leáis y juzguéis vosotros mismos uno de los últimos comentarios que aparecen en el texto. Es anónimo, pero el comentario aparece firmado. Y es de un individuo que se da por aludido... CUANDO NO ESTOY HABLANDO DE ÉL.

Os copio el comentario íntegro:

LO QUE TE PASA ES QUE ERES GILIPOYAS.A VER SI ERES TAN VALIENTE PARA DECIR LAS COSAS A LA CARA DE LAS PERSONAS Y NO ESCRIBIRLAS EN TU MIERDA DE BLOG-BASURA.DE TU "COLEGA" DANI MARCO.CAPULLO

Así, con mayúsculas. Perdonádle por los gritos.

Yo creo que hay datos suficientes como para darse cuenta, uno mismo, que no se habla de él. Pero quizás con tal de ganar protagonismo, o porque no tiene nada mejor que hacer en su vida que meterse en la mía, se da por aludido, y deja un comentario de altísimo nivel literario. Las personas que recurren fácilmente a la descalificación, lo hacen porque no tienen nada mejor que decir, porque no tienen argumentos y porque no tienen elegancia. Insultar es todo un arte, incluido hacerlo "de usted" cuando procede, porque una cosa no quita la otra. No hace falta perder la educación para decir que alguien es gilipollas. Y por cierto, gilipollas se escribe así, con dos eles.

Pero descalificar es mucho más fácil. Sólo hay que soltar tacos, en cualquier momento y de la forma más incoherente posible. Véase, por ejemplo, lo que hacen los famosetes de medio pelo ante los periodistas carroñeros que les persiguen.

Dicho individuo, dándose por aludido, me da a entender:

a) Que él también (y me acabo de enterar) se dedica a decir por ahí que me ha pegado siendo mentira (lo cual tendría gracia, otro más a la lista...)

O bien

b) Que lo que OTROS decían, y yo nunca dije, de que a él le gustaba ella es cierto. Él mismo se delata.

Para más datos, dije de la persona a la que me refería (y ahí sigue escrito) que era un compañero de clase. Él y yo nunca fuimos compañeros. Pero ya se sabe, la ceguera mental hace ver cosas donde no las hay. Es la única explicación a que se dé por aludido.

Además, dice que a ver si soy valiente de decir las cosas a la cara. Pues bien, te diré 3 cosas:

- Si has leído esto, ya te habrás enterado que no tengo nada que decirte a la cara, que lo que te pasa es que necesitas llamar la atención, y ese no es mi problema.
- Aunque quisiera decirte algo, hace mil años que te borré del messenger y borré tu número de teléfono. Como ves, me importas mucho. Y no sé donde vives ni me interesa, pero tú sí que sabes donde vivo yo, y si no tienes mi teléfono lo puedes conseguir fácilmente, así que si quieres algo, ya he dicho muchas veces que yo no me escondo.
- Si no te gusta este blog, no vuelvas. Te lo agradeceremos.


Como decía al principio, no puedo odiarle. Tengo mejores cosas en las que gastar el tiempo.

Platero y Tú - Alucinante

Para Ximo, uno de los mayores fans de Platero y Tú.

No sé si es cierto lo que he visto o es el efecto de una droga.

¡Qué bien! Hoy todo es tan distinto... parece que el mundo funciona.

La gente ya no siente miedo, las sombras tienen mil colores,

el viento barre los problemas y en las pistolas crecen flores.

Y es que es tan alucinante que hace días que no duermo.

Por si acaso al despertarme veo que todo ha sido un sueño.

¿Por qué nacemos indefensos? nos dan un nudo en el ombligo,

luego nos quitan nuestros sueños y nos confunden en el camino.

Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida

sin las palabras del poeta y sin las manos del artista.

Y es que es tan alucinante que hace días que no duermo.

Por si acaso al despertarme veo que todo ha sido un sueño.

7:35 de la mañana

Justo antes de caer en la cama, contento y agotado a partes iguales, miré el reloj: eran las 7:35 de la mañana. Y me dormí recordando este cortometraje de Nacho Vigalondo.


jueves, octubre 11, 2007

De cine y otras cuestiones

1. En el instituto en el que estudié había (y hay) una persona sin la cual todo podía acabar en desastre. No es el director, ni el jefe de estudios, ni ningún profesor. Se llama Juan, y para más datos, es el conserje. El hombre todoterreno, al cual recurre todo el mundo, que se encarga de mil cosas y de todas bien. Y encima siempre de buen humor.

Luego llegué a la universidad y allí descubrí (como los más de 300 que entran cada año en Industriales) a "la de las fotocopias". Se llama o la llaman Conchi, y es la encargada de reprografía de la Escuela. Te hace las fotocopias y te vende los apuntes que dejan allí los profesores. Pues bien, esta mujer también es una todoterreno. Se han dado casos de alumnos que han ido a comprar unos apuntes y ella les ha dicho "pero si ya los compraste el otro día". Flipante.
En contraste, está en la otra reprografía una antipática de la cual dicen que desayuna café con mala leche.


Luego ves a ciertos profesores dándoselas de importantes, lo cual impacta teniendo en cuenta que de algunos huye todo el mundo. Vacían sus clases porque no hay quien los aguante. Pero ellos se siguen creyendo los más importantes. Pues vale, lo que tú quieras.



2. Algunos se aburren mucho. Tanto como para reflexionar esto que leí en un nick del messenger: "El doctor House solamente está cojo porque a Chuck Norris le cayó bien".



3. Cité a Tontxu "los que van con prisa nunca ven el cielo" y ella, al rato, respondió: los que van con prisa se chocan con los que van mirando el cielo. Siempre hay respuesta para una acertada reflexión.



4. En mi pueblo es común un dicho que siempre me pareció acertado, y que muchos deberían aplicarse. Dice así: "Si no tienes para pan, ¿pa' qué te compras abanicos?".



5. No son lo mismo las relaciones públicas que las relaciones púbicas, aunque las segundas se puedan tener con las primeras.



6. No soporto ver a esas madres (padres también se ven, pero menos, quizás porque directamente pasan) que parecen odiar a sus hijos. Van con cara de amargadas, les gritan, les ignoran, y además pretenden que los niños se comporten como si fueran adultos. A los niños hay que hablarles, son pequeños pero no tontos. Y no se pueden comportar como adultos porque no lo son. Joder, si no quieres niños, no los tengas. Pero tener un hijo es algo demasiado serio e importante como para no tenerlos así a la ligera.



7. Dicen que los salmones en el río nadan a contracorriente. Yo siempre disfruto nadando a contracorriente, porque cuando nadas a contracorriente tienes una ventaja: que ves a los demás de cara.



8. Irma la dulce es una película de las más bonitas que he visto en mi vida. Billy Wilder hizo todo lo posible y lo imposible en cine. Algunos se atreven a considerarla una obra menor al lado de superclásicos como "El apartamento" o "Con faldas y a lo loco". Pero lo cierto es que es una peli sencillamente genial.



9. Alguien se imagina cómo serían los exámenes al estilo del programa Money Money? Algo así:
-Primera pregunta, Dinámica del sólido rígido. ¿A, B o C?
-Pues... B.
Y te saldría un problema chungo de esos que en la vida real nunca pasarían.
-¿Quieres cambiar el problema?
-Ehhhh, yo creo que algo me sé, igual aplicando el teorema del momento cinético... pero no estoy seguro. Lo cambio.
-Has decicido cambiar. La solución era: adfhgñsadhfgksdfhglkfghdfhdghsdfghdkghdfgsdfghdfghdghsdsfgsdfgsdf. Por lo tanto, sí.
-Uys! Pues menos mal, porque yo creía que saldría sdglkhsdfgksdhfgsdhdgssdfgdfg. Y entonces no.
-Tienes que elegir A o C.
-Venga, la C.
Y saldría un problema todavía peor. Con lo cual, con mucha suerte podrías pasar la primera fase, y luego en las multiplicaciones, si se te aparece la virgen, llegar al aprobado.



10. A veces la vida es como el Risk. En distintos aspectos. Y yo soy de los que mientras tiene un soldadito en pie, no entrega el territorio. Cuestión de carácter.



11. Ampliamos la sección de musas. Esta semana, Uma Thurman.



12. Por mucho que te guste el cine, Shakespeare siempre será mejor en teatro.



13. En la universidad han puesto nombres a las "calles" (el campus es bastante grande). Mi sorpresa es que en la calle Luis García Berlanga han puesto Luis con acento en la i. De toda la vida Luis se ha escrito sin acento (¿o yo he vivido en una burbuja?). Parece mentira que cometan errores así. Sólo se explica por la influencia del valenciano (Lluís), pero no tiene justificación. Alguien se tendría que haber dado cuenta.



14. Mis días tienen 24 horas, pero necesito 35 para hacer todo lo que quiero. Esto implica que tengo menos tiempo, entre otras cosas, para leer blogs. Pero que conste que yo os leo, eso sí, cuando puedo. Tampoco tengo mucho tiempo para escribir.
Me he cogido este puente (en Valencia el 9 de octubre es fiesta) para desconectar, para convivir, para relajarme, echar unas risas, etc. Cuatro días maravillosos. Vuelvo con las mismas ganas, con más energías, con una sonrisa. Me siento joven.

Educación para la ciudadanía

¿Y todavía queda alguien que diga que no es necesaria una asignatura así?

Pastillas para no soñar

El video no aporta nada especial, sólo son algunas fotos de Sabina. Pero es para que escuchéis la canción. Está también en el disco Física y Química, de 1992.



Si lo que quieres es vivir cien años
no pruebes los licores del placer.
Si eres alérgico a los desengaños
olvídate de esa mujer.

Compra una mascara antigas,
mantente dentro de la ley.
Si lo que quieres es vivir cien años
haz musculos de 5 a 6.

Y ponte gomina que no te despeine
el vientecillo de la libertad.
Funda un hogar en el que nunca reine
más rey que la seguridad,
evita el humo de los clubs,
reduce la velocidad,
si lo que quieres es vivir cien años
vacúnate contra el azar.

Deja pasar la tentación
dile a esa chica que no llame más
y si protesta el corazón
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

Si quieres ser Matusalén
vigila tu colesterol,
si tu película es vivir cien años
no lo hagas nunca sin condón,
es peligroso que tu piel desnuda
roce otra piel sin esterilizar,
que no se infiltre el virus de la duda
en tu cama matrimonial.

Y si en tus noches falta sal
para eso esta el televisor.
Si lo que quieres es cumplir cien años
no vivas como vivo yo.

Deja pasar la tentación
dile a esa chica que no llame más
y si protesta el corazón
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

...

miércoles, octubre 03, 2007

El 15, la niña bonita

1. Barrio Sésamo. Para Don Catedrático y compañía:
Esto es una erre grande: R
Y otra: r
Esto es una erre pequeña: R
Y otra: r
Esto son erres mayúsculas: RRRRR
Y estas otras minúsculas: rrrrr



A ver si dejan de decir "erre grande" cuando quieren decir "erre mayúscula".





2. Te gusta Stairway to heaven?
Prefiero Highway to hell. Aunque los Zeppelin también molan...



3. Buscando en el diccionario "roma" (como femenino de romo), encontré esto:



Espero que ampliando la foto se vea. Bueno, os digo lo que pone. En la definición de rompedor aparece como ejemplo: James Joyce fue un escritor rompedor.


4. Publican en "20 minutos" un artículo cuyo titular dice así: "Los españoles queremos practicar más sexo y mejor". Ole tus huevos. Eso me parece que ya lo sabíamos todos, no? Tanto si es mucho como si es poco... siempre queremos más. Pero no sólo con el sexo. Me parece que es natural en los humanos para muchos aspectos.
Entre las cifras a destacar, un 51% se queja de falta de variedad, un 77% desea probar cosas nuevas, un 62% querría tener más relaciones y un 47% piensa que sus relaciones no duran tanto como quisiera.



5. Visto en QUO:
Ferran Padrós, investigador de la Universidad de Barcelona ha inventado el término "gaudibilidad", con el que se define la potencialidad de una persona para experimentar goce o disfrute.
El perfil de las personas que puntúan alto en este apartado es claro: tienen sentido del humor, muchos intereses, capacidad de concentración y de plantearse retos, y poseen confianza en sí mismos.



6. Horarios de Secretaria de mi querida Escuela:
De 11 a 13, de lunes a viernes.
De 16 a 17.45 los martes.
Y aún dirán que trabajan mucho. Se supone que es el horario de atención al público (no creo que realmente trabajen taaaaaan poco), pero aun así en esas horas la mitad del personal no está de cara al público.



7. Leo los periódicos empezando por el final. Las revistas, en cambio, por el principio. Los libros también (vaya obviedad).



8. Pedro Cavadas es un cirujano que ha llevado a cabo el primer trasplante de manos en España. Quiere hacer trasplantes de cara, y en general, se atreve con todo lo que le permita la ley. Algunos dirán que está loco. También lo dijeron de Julio Verne.



9. Las piernas más bonitas de la ciudad (o casi) iban el otro día enganchadas al cuerpo (no menos bello) de una mujer joven (pongamos, unos 25 años) que pasó por delante de mí a la hora de la comida. El día en la universidad no se me hizo tan pesado. Y además, no se comportaba como muchas pavas cuyo físico es inversamente proporcional a su capacidad humana y cerebral.


10. ¿Dublineses?


11. Cada vez que veo el Teorema de Koening, me acuerdo de la Kronembourg.


12. Tengo al menos 3 pares de camisetas que son del mismo modelo pero distinto color. Alguien más se compra dos camisetas iguales y de distinto color? Y dos exactamente iguales?


13. No es lo mismo la dirección de la normal que la dirección del anormal.


14. El tiempo pone a cada uno en su sitio. Lo curioso es que con algunos tarda muy poco.


15. Foto del 20 minutos de hoy:



No sé si ve verá bien la foto. Aparecen 10 grandes discos. De ellos, tengo 9 en casa. A ver quién me dice cuál es el que no tengo. Aunque me gustaría tenerlo. Y de paso, a ver si me decís cuáles os gustan más. Y ya puestos... a ver si adivináis mi favorito de los 10.

Por si no se ve bien la foto, os digo los discos:

Pink Floyd - Dark side of the moon

Guns'n'Roses - Appetite for destruction

Joy Division - Closer

Iron Maiden - Killers

Nirvana - Nevermind

Radiohead - OK Computer

The Beatles - Sargent Pepper's

The Clash - London Calling

The Velvet Underground - The Velvet Underground

U2 - Achtung baby

Inevitable

Vincent

Esta semana, cine para vagos: un cortometraje.

Para Juanlu. Y para mí. Que los dos somos un poco Vincent.

martes, septiembre 25, 2007

Por partes

Como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes.


UNO

La prueba de que no soy normal no es una sola. Son muchas, cada dos por tres. El otro día fui al Hipercor y compré catorce botellas de OKEY, de 750 mililitros. Las doce que había de vainilla y un par de chocolate, por variar un poco. Además, me pasé por la sección de cervezas para comprar una que hace tiempo que quiero probar: Chimay Azul (por cierto, bastante buena pese a ser oscura). Así que aparecí en la caja con un carro lleno con catorce botellas de OKEY y dos cervezas. La cajera y la clienta que había delante, os lo puedo asegurar, me miraron como a un bicho raro. Lo que no sé si saben es que los niños beben batidos y los borrachos beben cerveza, y yo en el fondo soy un niño borracho. O no.

Otra prueba de que no soy normal, o mejor dicho, común, la encontramos en la música. Escucho música de mucho estilos, pero las pocas veces que pongo música a todo trapo suele ser para escuchar a Wagner (y que me den ganas de invadir Polonia), la Novena de Beethoven o el Danubio Azul. Eso, y algún que otro disco de rock. Sin embargo, si caminas por mi barrio y oyes música desde cualquier casa, suele ser de Bisbal o de Camela en la mayoría de los casos. Espero que alguno de vosotros me diga que está más cerca de Beethoven que de Bisbal.


DOS

Supongamos que tengo unos doscientos números almacenados en mi teléfono móvil. Supongamos que soy un despiste y se me olvida bloquearlo antes de meterlo en el bolsillo del pantalón. Supongamos que se producen llamadas a tres números distintos por no haberlo bloqueado. ¿Cuál es la probabilidad de que entre esas tres personas se encuentre mi mejor amigo, y sobre todo, que se encuentre una ex-novia? Pues... esas cosas me pasan.

Hace poco conté uno de los mayores bulos que se inventaron sobre mí. Aquí viene el segundo. Cuando yo salía con dicha ex-novia, un compañero que tuve en clase un par de años antes, cuando se enteró, le contó a la madre de ella (que era quien le cortaba el pelo) que él a mí me había pegado una paliza (quizás, ¿envidia de que ella nunca se fijó en él, barrilete y chaparro?). Ya el simple hecho de presumir de pegarle a alguien no dice nada bueno de una persona, pero es que además... ¡era mentira! Él era un chulito de palabra, pero como muchos otros, sólo de palabra. Aunque de un descerebrado como ese no se puede esperar más. Cuando íbamos juntos a clase nos preguntaba a mi mejor amigo y a mí si nunca nos habíamos pegado. Nosotros dos, que somos gente civilizada, le dijimos que no. Y él trataba de convencernos de que eso era lo normal, alegando que se pegaba con mucha gente que luego eran sus amigos.

Luego dicen, una parejita de amigos míos y fieles lectores, que tiro a dar. Pero es que... ¿acaso no se lo merecen piltrafillas como ese?


TRES

Todo esto del teléfono pasó en la misma noche en que salí con un par de amigos a jugar al billar. Aprovecho las partidas en las que no juego para continuar mis experimentos sociológicos. Las conclusiones son interesantes. De las otras cinco mesas ocupadas, me dedicaré a hablar de dos. En una de ellas, una choni vestida toda de rosa (eso sí, en diferentes tonalidades) se dedica a hacer la pava con su novio (un choni en versión masculina), ya que ninguno de los dos tiene la más mínima idea de jugar al billar. Además, ella es de esas que llevan los pantalones considerablemente más largos de lo normal, para barrer toda la mierda del suelo.

En la mesa de al lado, aparecen dos parejas de veintimuchos rozando los treintaypocos años. Ellas dos, medianamente bien vestidas. De ellos, uno con pantalón de pinzas, camisa y zapatos negros impolutos. Bien afeitado y peinado, y con un pendiente discreto en la oreja. El otro, con camiseta de tirantes, pantalón de chandal, zapatillas sucias y barba descuidada de varios días. No sé si entre ellos se dan cuenta, pero me parece que desentonan. Además, juegan al billar bastante mal.

Donde antes teníamos a la parejita de chonis, ahora aparecen seis chicas, todas ellas ideales de la muerte, arregladísimas. Un poco raro que aparezcan sin ningún maromo detrás. No paran de reírse y decirse cosas así como "jo tía, jijiji". Ninguna de ellas sabe jugar, y alguna incluso no duda en subirse por completo a la mesa para tirar, pareciendo aquello una violación a la inocente mesa de billar (o una escena de El bar Coyote). Su mayor interés es pasear el culo (todo hay que decirlo, la mayoría lo tienen bien puesto) y me imagino que cazar un hombre, hasta que veo que aparecen cinco tíos. Sus respectivos novios o los que intentarán cepillárselas esa noche. Mascachapas es la palabra que mejor les define.

Conclusión: muchas personas juegan al billar sin saber (hasta aquí, normal, nadie nace enseñado), pero algunas no tienen ningún interés en aprender y su única finalidad es lucir tipo.


CUATRO

La noche anterior se produce una curiosa casualidad. En el coche, mientras un amigo me habla de ella, por la cual esperó meses pese a que a priori lo tenía complicado, en la radio suena Lento, de Julieta Venegas:

Ser delicado y esperar,
dame tiempo para darte
todo lo que tengo…

Lo más curioso es que ahora las tornas han cambiado. Es él quien (sus razones tendrá) la hace esperar a ella.

La línea que separa tontear de hacer el tonto, es en ocasiones bastante fina. Y no, no lo digo por él. En este caso es autocrítica. Colleja para mí.



CINCO

Respecto a un post de semanas anteriores, un amigo me preguntó: ¿ella es quien yo creo que es? Ella, o él, o A, B o C, puede ser cualquiera. Pocas veces doy nombres, pero hablo de muchas personas. Ella es una palabra que me sirve de comodín. Aun así, no está mal que mi amigo preguntara. En general creo que las personas deberían hacer más preguntas. ¿Por qué tanto corte? ¿Por qué tanto miedo a preguntar las cosas que queremos saber? No hay preguntas indiscretas, sino respuestas indiscretas. Y si se toca un tema del que uno no quiere responder (en mi caso, con la gente que conozco al menos un poco, casi no hay temas que me incomoden), simplemente se declina amablemente la posibilidad de responder. Sin rodeos ni excusas, sin evitar el tema dando largas. Basta con decir que uno prefiere no responder.


SEIS

Aplicar "un clavo quita a otro clavo" me parece que demuestra debilidad y necesidad. Aun así, para los débiles es una buena opción. (esta para mi amigo, el de CINCO, sobre temas que reflexiona)


SIETE

Volviendo al tema de las barbas, del que hablé hace un par de semanas, el otro día me fijé en una cosa. Media selección de baloncesto (nuestros chicos de oro, o más bien de plata) lleva barba. ¿Se estará poniendo de moda? Esa sería una buena razón para afeitarme. Los hermanos Gasol, Garbajosa, Navarro, Rudy y Cabezas, si no recuerdo mal, llevaban barba el día de la final contra los rusos.


OCHO

En el fútbol a veces hay valores por encima de los propios futbolísticos. El sábado Messi resuelve el partido del Barça con dos goles. Esa noche todos los barcelonistas ven al Messias como un héroe, pero él lo primero que hace al marcar es dedicarle el gol a Ronaldinho. Eso sólo hace que engrandecerle un poco más.


NUEVE

Discrepar con argumentos razonables es una de las mejores cosas que se pueden hacer. Es propio de personas inteligentes, o al menos reflexivas. En ocasiones hace replantearse ciertos temas al interlocutor, y algunas veces observarlo desde diferentes puntos de vista. Abre la mente, lo cual siempre viene bien. Todo esto viene a cuento porque ciertas personas parece que piensan que opinar diferente puede causar crispación, e intentan siempre alcanzar un acuerdo en los debates o discusiones. No sé si me explico...


DIEZ

Ya va siendo hora de empezar a hacer una lista de musas del blog. Apuesto a que la mayoría vais a discrepar, ya que muchas de las que ponga no serán supermujeres al estilo Jessica Alba de esas que tanto gustan entre los hombres. Eso no quiere decir que no me gusten esas supermujeres, pero las que más me inspiran no siempre son así. También hay algunas que lo tienen todo: son de las que quitan el hipo y además me inspiran.
Empezaré por poner (aquí a vuestra derecha, en una nueva sección) algunas de las que ya he hablado, como Elena Anaya o Marta Reyero. Y esta semana añado a Vanessa Cano, que es una actriz valenciana no muy conocida a nivel nacional (o eso creo), pero que aquí nos hace reír en un programa que se llama Autoindefinits.






ONCE

Siguiendo con las fotos, aquí va una de un examen real en mi querida escuela de ingenieros. No tienen bastante con pasarse un huevo en lo que preguntan, que además son unos vacilones.






DOCE

El doce lo he borrado.

TRECE (DOCE + UNO, para los supersticiosos)

Ayer hice ajoaceite después de mucho tiempo. Aprendí a hacer ajoaceite desde el momento en que me tocaron las fibras sensibles. Me explico. Dicen en mi pueblo que los hombres que se precien de serlo deben saber hacer ajoaceite. La coña de todo esto está en la forma de hacerlo. Quien lo haya hecho o haya visto hacerlo, sabrá que el movimiento para que se ate (es decir, para que se solidifique) es parecido a otro con el que todo adolescente debe de estar familiarizado. Dicho esto, cabe añadir que una mujer que sepa hacer ajoaceite, suma puntos en ese aspecto, jajaja.
Y vosotros, ¿sabéis hacer ajoaceite?

Bittersweet symphony

Para Nico, cuestión de estilo.


martes, septiembre 18, 2007

Vuelva usted mañana

Que no, que no os vayáis. El título no es un llamamiento a vosotros mis lectores. Me explico.

En España la burocracia es una puta mierda. El famoso "vuelva usted mañana" al que hacía referencia Larra sigue omnipresente. Y por si fuera poco, también contamos con el efecto rebote: "aquí no es, vaya usted a tal sitio".

He perdido una mañana entera en conseguir físicamente mi entrada para ver el último concierto de la gira de Héroes del Silencio (Circuito de Cheste, Valencia, el 27 de octubre. Alguien se apunta?). Compré la entrada por teléfono y me dijeron que la podría recoger, lógicamente, en El Corte Inglés. Allá que fui, y me dijeron que por no sé qué extraña razón tenía que recoger la entrada en el Bancaja de Pintor Sorolla. Esta mañana he ido y me han dicho que allí no, que tenía que ir a Marqués del Turia o a Pío XII. Me pillaba más cerca la primera, pero allí tampoco me han resuelto nada. Tras una llamada, Bancaja se ha encargado de enviarme, de nuevo, a El Corte Inglés. Y hoy sí, casualmente, tenían allí mi entrada. Qué desastre.

Por si fuera poco, la policía, que en esta nuestra ciudad (como diría el señor Cuesta) se dedica mucho a tocar los cojones y poco a ayudar al ciudadano, casi me jode la mañana. He dejado el coche en doble fila, sin molestar a nadie, con las luces de emergencia, durante 5 minutos. Si llegan a ser 7, me encuentro una multa. Un policía en moto no tenía nada mejor que hacer esta mañana que ir a tocar las narices del personal. Mientras tanto, más de un cruce conflictivo sigue regulado únicamente por semáforos ineficientes.

En los casi 2 años que tengo el carnet, no he tenido más que un golpe, y no fue por mi culpa. He evitado unos cuantos (la ciudad por la mañana parece una selva) y la policía no ha tenido que meterse conmigo mientras circulaba. Eso sí, llevo ya 3 multas de aparcamiento. Por aplicar el sentido común. Para la policía la ley está por encima del sentido común. El ejemplo más gráfico es el siguiente. Una noche, pasadas las diez (que ya se puede estacionar en el carril bus), me encuentro esto: en una calle hay coches aparcados en la parte izquierda (correcto) y algunos en doble fila en el carril contiguo (incorrecto según la ley). El tercer carril, el derecho, era un carril bus vacío. Podría haber decidido, con todo el derecho del mundo, plantar mi coche en el carril bus, a la altura de cualquiera de los de la doble fila, y cortar la calle. Literalmente. Pero aplicando el sentido común, decidí aparcar en doble fila. Mi sorpresa fue la receta que me encontré a la vuelta. ¿Es que a los policías no les enseñan a actuar con sentido común? No, claro. Eso no se explica.

Paradojas de la vida, las multas en Valencia se pagan en la calle de la Sangre. Una representación simbólica de cómo el ayuntamiento sangra a los ciudadanos, olvidando detalles como que hay una ingente cantidad de coches y un déficit de plazas de aparcamiento.

Cuando he ido al Bancaja de Marqués del Turia me ha atendido un hombre que me ha dicho si me podía esperar unos 15 minutos a que volviera su compañero que quizás me solucionaría la papeleta. Le he dicho que volvería luego, y tras cerca de 50 minutos el compañero no había vuelto. Detesto que me digan 15 si son 50. Es tan fácil como decir que no sabe cuánto va a tardar.

Esos 50 minutos los he aprovechado para ir corriendo a evitar que un madero me empapelase por dejar el coche en doble fila, y de paso he aparcado bien aunque más lejos (a cuatro manzanas y de chiripa). Para seguir haciendo tiempo me he ido a Starbucks, que está también en Marqués del Turia, a ver qué clase de gente me encontraba allí. Para mí que soy un observador, sólo ha sido un experimento sociológico más. La gente en el Starbucks se cree superguay. Van muchos pijos con sus Converse (es que la moda pija no tiene criterio, y ahora llevan lo que antes era un símbolo punk-rock), algunos luciendo ropa toda de marcas caras, y sobre todo van con aires de superioridad como si el Starbucks fuera un club social distinguido. Es habitual encontrarte gente con su mp3 o leyendo. Eso sí, el primer tocho-best-seller que han encontrado en FNAC. Con eso de que tiene muchas páginas creen que parecen gente culta. También es habitual verles lucir sus móviles de última generación, hablando (algunos gritando) de cara a la galería. Otra muestra de la gente que se mueve por allí es el periódico que elige cada uno de entre todos los que ofertan. Una niña de papá ha entrado cuando yo y ha cogido El Mundo (yo he esperado a ver su elección, ya que abandonados en la misma mesa estaban ese y El País). Un señor de unos 80 años, bigote fino y recortado, ha elegido del cesto Las Provincias (diario valenciano de tendencias conservadoras). Y tras dedicarme un rato a observar a las personas, he cogido El País. Tengo que volver para mejorar mis conclusiones, pero a priori lo veo claro: reina el esnobismo entre los habituales del Starbucks. Aun así, de todo hay. Así que es posible encontrar excepciones.

Siguiendo con el "vuelva usted mañana", por la tarde he ido a recoger un encargo en la ferretería, después de que ayer me asegurasen que esta tarde estaría listo, y me ha dicho la chica tan tranquila "es que no me ha dado tiempo, pero vuelve mañana". Sí, claro. Y que me encuentre con lo mismo. Pienso ir la semana que viene. Para que tengan margen de sobra y no haya excusas.

Con todo, aún he tenido tiempo de cortarme el pelo y echar un par de horas en el frontón. Todo esto en un día, en la víspera del comienzo de las clases en la universidad.


Por cierto, el ritmo de publicación de momento sigue siendo semanal, pero los posts vienen de 3 en 3.

Premio Blog Solidario


La verdad es que no sé nada de las reglas ni a cuántos le tengo que dar el premio. María Coca de La Tasca Sin Nombre me ha dado este premio "Blog Solidario" y yo humildemente (sí, hay que hacer ejercicios de humildad de vez en cuando) lo recibo y lo agradezco. Mil gracias María Coca.
Esta vez el premio no se lo voy a dar a nadie en concreto. Pero os podeis dar todos por aludidos. Precisamente, por solidaridad, lo comparto con todos los lectores.


Nick Cave - Death is not the end

Me parece que Nick Cave está como una regadera. Quizás por eso tiene tan buena acogida en este blog. En 1995 hizo un disco titulado Murder Ballads. Un disco de baladas y muerte. Bonita mezcla, pensarán algunos. De ese disco hay una canción que me gusta especialmente. Death is not the end. El video es un poco gore, tal vez no se corresponde con la belleza de la música. Según leo en Wikipedia, la canción la compuso Bob Dylan. Quizás eso explique muchas cosas.





When you're sad and when you're lonely
And you haven't got a friend
Just remember that death is not the end
And all that you held sacred
Falls down and does not mend
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

When you're standing on the crossroads
That you cannot comprehend
Just remember that death is not the end
And all your dreams have vanished
And you don't know what's up the bend
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

When the storm clouds gather round you
And heavy rains descend
Just remember that death is not the end
And there's no-one there to comfort you
With a helping hand to lend
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

For the tree of life is growing
Where the spirit never dies
And the bright light of salvation
Up in dark and empty skies

When the cities are on fire
With the burning flesh of men
Just remember that death is not the end
When you search in vain to find
Some law-abiding citizen
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

Not the end, not the end
Just remember that death is not the end

martes, septiembre 11, 2007

Una de notas

1. La anarquía ha vuelto a este blog y lo de publicar los miércoles cada vez parece menos serio. Yo que soy muy anárquico traté de poner un orden y me autoimpuse publicar cada miércoles, pero por diversas cuestiones no siempre he cumplido.

2. Me apetecía escribir hoy porque lo de no contar nada la semana pasada me dejó con un exceso de asuntos pendientes, y además cuando tengo exámenes pienso demasiado.

3. Hoy he leído a Mariano y me he acordado de qué hacía yo aquel 11 de septiembre de 2001. Me levanté a eso de las tres de la tarde, hora española en la que se produjeron (aprox.) los ataques contra las torres gemelas. En aquella época yo tenía catorce añitos y los veranos libres para hacer lo que me diera la gana, no como ahora que me toca estudiar en septiembre. Felicité a mi madre por su cumpleaños y ella me dijo "mira, me han puesto dos velitas".

4. También un 11 de septiembre Pinochet dio un golpe de estado, Allende debió de acordarse del Ché Guevara y prefirió morir, así que se suicidó. Era 1973. Unos días antes había muerto un comunista reconocido y poeta, Pablo Neruda, al cual no sé qué impresión le habría causado vivir un golpe de estado de parte de la derecha. Unos días después murió otro ilustre rojillo, el cantautor Víctor Jara, que será recordado aparte de por su música, porque le cortaron la lengua mientras tocaba y cantaba, pero él se mantuvo firme ante sus torturadores y siguió tocando mientras tuvo manos y guitarra. Y sigue cantando en nuestros discos.

5. El miedo mueve el mundo, en general. Aunque algunos luchen (por suerte) para que esa tendencia no aumente, creo que es así. Por eso las personas son capaces de ser infieles varios meses hasta decidir si quedarse con la otra persona o no. Por falta de valor para dejar a una persona y salir con otra. Por miedo a quedarse sin ninguna de las dos. De esto me acordé ayer viendo una película.

6. Leo en "El Jueves" la siguiente noticia: Investigadores de la Universidad de Cambridge han elaborado una fórmula matemática para medir el atractivo sexual femenino, que se basa en la proporción entre la anchura de la cintura y las caderas. Así, han descubierto que la mejor relación cintura-caderas es un 0'7, y tras estudiar a varias tías, han llegado a la conclusión de que la actriz hispana Jessica Alba responde a estas proporciones perfectas. Estos científicos iban a seguir investigando en este campo, pero sus superiores les han tachado de salidos y les han retirado los fondos. "¡El dinero para la investigación es escaso y hay que destinarlo a otras cosas, hombre!", ha dicho un portavoz de dicha universidad.

7. Quizás ella tenía razón. Pese a ser una mujer (quizás por esa razón) aunque autoproclamada en parte masculina (quizás por esta otra), tiene como ideal femenino a Jessica Alba.
Además, ayer me acordé de ella porque vi un post-it que tenía medio escondido en mi corcho lleno de cosas en el que ponía "fünfundfünfzig Streichholzschächtelchen". No sé si estará bien escrito. Está en alemán, os reto a traducirlo y si alguien lo consigue y tiene interés, explico la gracia.

8. Entre las encuestadas, ella es de las que dice que la barba me queda muy bien. No es que se lo haya preguntado a muchas, pero tenía curiosidad por saberlo. Algunas ni siquiera me dieron tiempo a preguntar, y una de ellas para decirme "cuándo te vas a afeitar???". En cualquier caso, dado que la mayoría no me conocéis en persona, propongo a las féminas que pasan por aquí que digan si, en general, les gustan los hombres con barba (se entiende que una barba bien cuidada) o no. Las votaciones de los hombres también valen, pero su voto sólo se considerará igual de válido si se declaran gays. A ver si alguno aprovecha para salir del armario o reivindicarse. Que en este blog no discriminamos si no es por asuntos de fuerza mayor como ser gilipollas profundo.

9. Ella, que no es ella (qué manera la mía de marear con las palabras), es de las que siempre ha estado en contra de la barba (o quizás en contra de la mía) desde antes incluso de que yo decidiera dejármela crecer (la barba, malpensados). El otro día nos encontramos y ella dijo, con una sonrisa espontánea, que se alegraba de verme. Yo traté de decir lo mismo, pero no fui capaz. Verla me dejó casi indiferente, simplemente me trajo recuerdos. Detesto la mentira, la hipocresía y el cinismo. Es por eso que los evito en la medida de lo posible. Algunas veces no está de más un poco de corrección política, pero en general prefiero decir lo que pienso o callarme si me va a traer problemas y no los busco. Hay días en que me levanto políticamente incorrecto (quiero decir, más de lo normal), y las suelto todas. Quizás, por suerte, el otro día no fue de esos. De ella siempre me gustó su habilidad para tergiversar las letras de las canciones.

10. Eso de que las mujeres ocupan sus manos en el teléfono móvil y en la tarjeta de crédito, mientras nosotros lo hacemos en el mando de la tele y en rascarnos las pelotas... cuánto tiene de cierto?

11. Cuando descubrí que cierto indeseable (que no debía de tenerme ningún aprecio) leía el correo electrónico de ella, y en consecuencia leía lo que yo escribía, dejé de escribirle e-mails. Es lo que tiene ser tonto, que uno no vale ni para espiar.
"Eres más tonto que los pelos del culo, que ven la mierda y no se apartan" solía decir un profesor mío. Es una lástima que el individuo aquel y mi profesor nunca llegaran a conocerse.

12. Uno de los que alguna vez fue víctima de dicha frase es el mismo que inventó el bulo más increíble que se ha dicho sobre mí (que yo sepa), sólo a la altura de otro que quizás cuente algún día. El chaval este dijo que todas las tardes venía un coche a mi casa y me llevaban a un sitio secreto a estudiar, y que por eso yo era el mejor de la clase.
Estudiar es precisamente algo que empecé a hacer más o menos en serio cuando llegué al instituto. En el colegio me dedicaba a escuchar en clase, con eso tenía suficiente. Pero la envidia es muy mala y en España además es deporte nacional. Al pobre diablo que difundió esa historia, como le gustaba tanto malmeter, acabó siendo víctima de la soledad en el colegio y de la crueldad de los niños. Se hizo famosa la frase "Fulanito, cómprate un amigo". Y digo Fulanito, por no decir su nombre.

13. No soy nada supersticioso, ya que sólo me preocupaba por los martes 13, y nunca me ha pasado nada malo. Ni en viernes 13. Además, me gusta cruzarme gatos negros, no me importa derramar la sal y paso siempre que puedo por debajo de las escaleras (y de los andamios).

14. Hay veces en la vida en que el orden y la progresión naturales no funcionan correctamente. Cuando uno de alguna manera se acerca a la cumbre, incluso cuando la toca, demasiado pronto. ¿Qué pasa cuando un deportista es campeón con 17 años? Que ha tocado techo antes de hora. Sólo le queda seguir siendo campeón, todo lo demás estará por debajo. A veces es mejor ser campeón con 25, 27 ó 30; y hasta entonces disfrutar del momento, de la competición y de la aspiración a coronarse. Y esto, por extensión, para la vida en general. Aun así yo soy de los que prefiere intentar tocar techo cuanto antes. Me gustan los retos.

15. Esto venía a cuento de Raúl, futbolista del Real Madrid. Pese a lo muy barcelonista que soy yo, siempre he admirado a Raúl. Quizás se me crucifique por hablar de fútbol mientras la niña de los McCann está en paradero desconocido, pero no puedo pasarme el día entero pensando en eso. Como decía, Raúl siempre me ha gustado por ser un luchador nato, por ser el más listo de la clase, por tirar del carro muchas veces con la Selección Española (que ahora no va cara al aire) y con el Real Madrid. Porque hace años que se le critica, pero él siempre está ahí. Ha empezado la liga con dos goles en dos partidos. El que nunca hace nada, según algunos. Pero el 7 es muy grande. Y lleva desde los 17 aguantando el tipo en la élite.

16. Un amigo mío (en este caso valencianista) tenía a Raúl como Dios. Resulta que no es tan raro admirar futbolistas que no sean de tu equipo (para las personas con la mente abierta). El otro día me enteré que se ha hecho politeísta. Su segundo dios es Frenando Alonso (nótese la alteración en el nombre). Un tío tan inteligente como él (mi amigo, digo), que podría traducir lo del punto 7, y resulta que además de admirar al 7 madridista, ahora es fan del marido de la cantante de El sueño de Morfeo. Pues yo, amigos, aprecio mucho más a todo un señor como Michael Schumacher. Un 7 veces campeón en la pista, y un caballero fuera de ella. Recientemente le han dado el Premio Príncipe de Asturias. Desde aquí un aplauso.

17. La elegancia, sigo pensándolo, es una cualidad asociada a cada persona. El dinero no da elegancia, simplemente permite mostrarla más fácilmente (al que la tiene) o hacer aparentar (al que no la tiene). Algunos, ni con eso. A Frenando me remito.

18. Este domingo en la contraportada de El País venía una entrevista con Carmelo Gómez. Siempre me ha caído bien este hombre. No me da la sensación de famoso que se lo tiene creído, ni de ser de esos que va mirando por encima del hombro. Además lo veo un buen actor y me da la impresión de ser un hombre inteligente. Dijo una verdad como un templo: "comer no es más que una necesidad fisiológica que a veces convertimos en placer". ¿Y el sexo qué? Añado yo. Vosotros que opináis?

19. Para terminar, una cita que no recuerdo dónde la leí: "La guerra de sexos es la única en la que no sabes si prefieres ganar tú o el enemigo."

Raúl Cimas: La terapia

Ahora que ya he descubierto cómo poner videos, os dejo un monólogo de Raúl Cimas. Uno de los más graciosos que he visto en años. Está en tres partes.








Para mí, uno de los mejores humoristas de este país.

miércoles, septiembre 05, 2007

Exámenes


Podéis ampliar la imagen y comprobar viendo la segunda viñeta lo que es una realidad para muchos: nos pilla el toro. Esta semana no escribo. Cuando necesite descansar me pasaré a visitar vuestros blogs, pero el resto del tiempo a estudiar.
NOTA: La viñeta salió publicada en El Jueves de la semana pasada.

MEME original

1. Coloca tu Reproductor de Windows Media, Winamp, Itunes, etc. En modo aleatorio.
2. Por cada pregunta, presiona el botón "Siguiente".
3. Debes escribir el nombre de la canción, no importa lo tonto que suene.
4. Si lo deseas, pon algún comentario en paréntesis después de la canción.

Nota: Yo tengo la música en dos carpetas, según sea en castellano o en otros idiomas, principalmente inglés. He cogido la primera, por eso todas las canciones que han salido son en castellano.

¿Cómo te describirías? Hombres G – Sufre Mamón (Jajajaja. Creo que lo de "devuélveme a mi chica" alguno que otro lo ha pensado de mí...).

¿Qué te gusta en una persona? Extremoduro – De acero (Entre otras cosas, me gusta la gente con carácter).

¿Cómo te sientes hoy? Melendi – Asturias (Después de escucharla, nostálgico por lo mucho que me gustó Asturias) .

¿Cuál es tu propósito en la vida? Duncan Dhu – Una calle de París (Una apuesta al corazón...).

¿Cuál es tu apodo? Los Piratas – My way (Va mucho conmigo, que tengo un carácter marcado y me gusta hacer las cosas a mi manera, vivir como creo que es mejor. Y esta versión me encantan por la intensidad con la que canta Iván Ferreiro).

¿Qué piensan tus amigos de ti? Coti – Antes que ver el sol (Pienso que algunos me tienen mucho aprecio, pero tanto como preferir mi voz al sol... va a ser que no).

¿Qué piensas de tus padres? Pata Negra – Pasa la vida.

¿En qué piensas muy a menudo? Héroes del Silencio – La chispa adecuada (Todo arde si le aplicas la chispa adecuada...)

¿Qué es 2+2? Joaquín Sabina – Una canción para la Magdalena (2+2=5. Con ese corazón tan cinco estrellas...)

¿Qué piensas de tu mejor amigo? Bunbury – En la pulpería de Lucita (Un pulpo a la gallega bien tierno sí que nos comeríamos...)

¿Qué piensas de la persona que te gusta? Jorge Drexler – Horas (Horas... horas... colgados como dos computadoras...)

¿Cuál es la historia de tu vida? Ana Belén – El hombre del piano (Esta es la historia de un hombre sentado al pc, escribiendo un blog...)

¿Qué quieres ser de mayor? Marta Botía – Dices no (De mayor, de pequeño y siempre. Cuando hay que decir que no, se dice).

¿En qué piensas cuando ves a la persona que te gusta? Los Nikis – La hormigonera asesina (Digamos que en ese caso los instintos que afloran en mí no son precisamente de tipo asesino...)

¿Qué bailarás en tu boda? Estopa – Me falta el aliento (Yo no pienso casarme. Pero reto a la mujer que me enamore a intentar llevarme al altar, quizás hasta lo consiga. Por amor se hacen muchas cosas).

¿Qué tocarán en tu funeral? Rosendo – Masculino singular (Hubiese preferido algo de Lennon, Beethoven o Miles Davis)

¿Cuál es tu hobby? Maná – Corazón espinado (Aquí hubiese quedado perfecto aquello de "Me gustan los problemas, no existe otra explicación..." que cantaban Los Rodríguez).

¿Cuál es tu mayor miedo? Mecano – Me cuesta tanto olvidarte (Miedo... al miedo).

¿Cuál es tu mayor secreto? Andrés Calamaro – Flaca (Secretos de flacas... jajajaja).

¿Qué piensas de tus amigos? Aute – Al alba (Aquí quedaría cojonuda "Friends will be friends" de Queen).

¿Qué opinas de este test? Bebe – Ella (Chú, ella eres tú. Hoy vas a descubrir que el mundo es sólo para ti...)


Y este test que me ha pasado Chú, se lo paso a todos los que lo lean y tengan un blog. Si quien lo coge me avisa, mejor.

Canciones de amor alternativas

Me gustaría poneros este video del Youtube, pero como no sé, os dejo con el enlace. De nuevo, reclamo ayuda a los blogueros experimentados a ver si alguien me explica cómo poner videos. El video es del final de la película Báilame el agua, y la canción es Que te follen, de La Cabra Mecánica. La podeis encontrar en el disco Cuando me suenan las tripas, del año 97. Os dejo la letra.


Mi paisaje interior, contaminado
mi cabeza llena de pájaros enjaulados
las paredes de mi chabola aún guardan el recuerdo
de aquellas noches de invierno
follando como perros.

Por si te acuerdas de mí
te he apuntado en una barra de hielo
mi dirección y mis mejores deseos...

¡Que te follen!

Desde entonces espío a las parejas en los coches
solitario y llorón me masturbo toas las noches
escribo canciones, me pongo de caballo
a ver si aunque sea después de muerto
me hago millonario.

Por si te acuerdas de mí
te he apuntado en una barra de hielo
mi dirección y mis mejores deseos...

¡Que te follen!


(y en el archivo de audio que tengo yo, al final de la canción repite el último verso unas 37 veces)

jueves, agosto 30, 2007

Tiempos modernos

Antes que nada, quiero dedicar este post a la tímida Sra.Dalloway, que sé que es una gran aficionada a este blog aunque raramente deje comentarios. Por el "desagravio" de hace un par de semanas.


1. Tiempos modernos es una película de Chaplin cuyo título ironiza sobre los tiempos que corrían. La modernidad suele ir asociada a lo bueno. Las novedades suelen ser recibidas como un progreso, un avance. Pero en la peli se nos muestra un hombre alienado por el trabajo en cadena. A veces los tiempos modernos no son todo lo buenos que se esperan.

2. "Infringir las reglas en el momento adecuado es un arte que pocos dominan". Esta cita no sé si ya existía como tal. Si no, me la atribuyo por completo a mí. Es una reflexión mía, ya que no creo en muchas de las leyes y normas que rigen el mundo. Creo en el sentido común y en las normas morales propias. Considero que no se debe cumplir con las normas/leyes a rajatabla, pero tampoco saltárselas por costumbre. He ahí el punto medio a encontrar, el momento justo, el arte...

3. Como diría Fito, he tocado la locura con la punta de los dedos. El riesgo me llama, pero el Diablo y yo tenemos un pacto.

4. Hay victorias que saben amargas, hay derrotas que son casi dulces. A veces, por un momento, pienso que ciertas derrotas sientan mejor que algunas victorias. Pero enseguida veo que no. Una victoria siempre es una victoria. Aunque de las derrotas, como de los errores, siempre se aprende...

5. Decía Oscar Wilde que "Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo". Básicamente, puedes elegir tu vida o dejar que la vida te lleve. Hay un sutil diferencia de apreciación, pero un gran salto en el resultado.

6. Es Requena, es mi tierra, es lo que siento cuando llego, sois vosotros, es la fiesta, son las risas... es todo. Por eso siempre vuelvo.

7. Las cosas están cambiando. Las personas, en esencia, no cambian. Evolucionan o involucionan, nada más. Pero cambian ciertos aspectos de vida, pequeños detalles para mayores cambios. Decía Darwin (creo recordar) que en la Naturaleza sobreviven las especies que mejor se adaptan. Entre los humanos, no adaptarse no implica morir, pero el que mejor se adapta tiene las de ganar.

8. En la vida uno se encuentra muchas puertas. Y normalmente no sabe lo que le depara cada una. Cada nueva puerta es una incógnita. Y a veces da igual el esmero que pongas en elegir la correcta. Algunos topan con la puerta equivocada, sin quererlo. Cuando no toca y donde no toca, la abren. Y entonces aparecen llamando a las puertas del cielo. Al menos, me quedo pensando que te has ido por la PUERTA grande. Hasta siempre, Antonio. A veces los tiempos modernos son una puta mierda.