domingo, julio 30, 2006

De viajes y correos electrónicos

Llego de Madrid y lo primero que me sorprende al entrar en el ordenador es encontrarme con una entrada de mi blog con fecha del sábado a las 17.18 horas. Ayer sábado, a esas horas, yo andaba de atracción en atracción buscando más descargas de adrenalina en el parque de la Warner Bros, cerca de Madrid. Hago memoria y resulta que es una entrada que yo utilicé para probar un servicio que ofrece www.blogger.com : la posibilidad de publicar por correo electrónico. Es algo no demasiado útil, pero quise probarlo. El problema es que lo hice hace un par de semanas y aparece publicado ahora... así que no es muy efectiva la publicación por correo.

Madrid. Parla. San Martín de la Vega. Lo cierto es que no hemos llegado a pisar la capital. Ni falta que hacía. En San Martín de la Vega está el parque de la Warner. Para mí, a la altura de Port Aventura. Incluso, en algunas cosas, mejor. Tiene varias atracciones de auténtico subidón. No aptas para cardiacos, cobardes, embarazadas y asustadizos en general. Además, algo para mí secundario, ofrece espectáculos interesantes. En definitiva, glorioso.

El sábado por la noche tocaba Parla, el hotel. Allí fuimos a cenar al Fosters Hollywood, y vimos que sí ya en Valencia la mayoría de sitios de producción de comida en cadena dejar mucho que desear, allí es peor. El mejor de sus camareros no lo ficharía ni una cadena de comida para perros. Eran todos torpes e incompetentes. Entre otras cosas, si alguien pide costillas a la miel, le preguntan si quiere "barbacoa" o "honey". Si pides Coca-Cola (como es mi caso) te traen Pepsi y tan tranquilos. Les pido amablemente (de verdad, con absoluta educación), que se la lleven y me traigan agua, y tengo que pedirlo en total cuatro veces en sendos viajes de la más torpe camarera jamás conocida para que al fin me traigan el agua. Alguien pide una hamburguesa sin queso y con mayonesa, pero ellos se lo pasan por el forro y la traen con queso y barbacoa. Y así, más cosas, pero mejor seguiré contando el resto.

Volvemos al hotel, y allí el espectáculo da para mucho. Asomado a la ventana observo (igual que otras 3 habitaciones de al lado) cómo a lo largo de una hora van y vienen putas, con tíos raros de cojones, discutiendo constantemente, y cada dos por tres alguna con (casi) todo al aire. Y un tío con el ciruelo al aire andando tras una de ellas... Además observo en las habitaciones de al lado gente que se instala en la ventana de forma permanente, con las pipas o el cigarrito, y a ratos hablando con las putas, riéndose y tratando de enterarse de todo lo que pasa. Si no lo ves, no puedes entender lo cómico de la situación.

El domingo, poco que reseñar, aparte de las risas en el desayuno gracias a temas de conversación escatológicos... (sí, ellos son así, son mis amigos y pese a cosas como esta les tengo aprecio).

Por cierto, hablando de viajes, estuve la semana pasada en Segovia. Pero de eso hablaré otro día, si me apetece, que para eso soy dueño de este boletín virtual llamado blog.

Que la fuerza os acompañe a todos en este caluroso agosto que pronto llegará.

1 comentario:

Blogger dijo...

Do you prefer Pepsi or Coke?
PARTICIPATE IN THE POLL and you could get a prepaid VISA gift card!